El secreto de todos los poderes yóguicos: tan lejos, tan cerca

Estoy plenamente convencida que » la madre te todos los corderos» está en la práctica constante: El superpoder de un yogui es sin duda su perseverancia. Pero… ¿habrá kriptonita en el ambiente? ¿Será septiembre, el cambio de horario…?¡

¡¡¡¿Prana matutino, por qué me has abandonado?¿Porque no consigo levantarme a practicar?!!!

Ahora mismo, me cuesta un riñón, un pulmón y alguna que otra tripa importante, levantarme por las mañanas. Antes «era de esas» que se levantan de un salto para hacer miles de cosas, ahora soy más de «25 minutitos o una horita más… zzzz por favor…».

Continue reading