Miniserie ” el arte-ciencia de programar sesiones”capítulo final: Registrando y archivando tus clases. Con “recurso total” de regalo.

6 capítulos, muchos meses, muchas letras…  (Esta “mini” serie va a ser que es maxi) pero con este ya toca ir cerrando. ¿Sí o qué?

Recopilando: Tenemos info sobre cada nivel, ver cómo ir haciendo clases durante el curso y cómo organizaros dentro del mes (para ir acompañando a los cuerpo cíclicos). ¡Protocolos, protocolos, protocolos!!! Y es que a lo largo de esta serie se ha hablado de todo un poco y espero algo de todo esto os pueda ayudar a organizar vuestra enseñanza

Si me has seguido hasta aquí… posiblemente (estés mal de lo tuyo) y te estás preguntando ¿cómo “operativizar” todo este rollo para usarlo en mi a planificación? Bien sure! es hora de pasar de la teoría a la práctica. Y tranquilxs que sí o sí vamos a hacerlo y va a quedar monísimo.

Continue reading

MINISERIE “El arte-ciencia de programar sesiones”: Capítulo 5: Yoga de Temporada. Ideas para todo el año

Recapitulemos. En capítulos anteriores…

Empezamos viendo todos los pasos que hemos dado (!no son moco de pavo!)

  1. Empezar con tu sistema
  2. Definir tus motivaciones para perfilar tu estilo
  3. Establecer una estructura general para saber que debe tener toda clase (para que haiga un poco de y nadie se haga daño).
  4. Escuchar lo que dicen los maestros para planificar un nivel y un curso  y tener muchas secuencias ya diseñadas.

Bueno, bueno ¿no está mal, o que? Pero me temo que todavía no hay suficiente. Seguimos sin haber respondido a algunas cuestiones. En  mi cabeza resuena la siguiente pregunta: ¿Cómo me organizo para ir avanzando y adaptándome a mis alumxs a lo largo del curso?

“Yoga de Temporada”

Vengo de mi primer retiro de Otoño en a Casa da terra: Un lugar espectacular al lado del río Ulla rodeado de bosques de castaños y robles centenarios y prados más verdes que los de WindowsXP. Imaginaos la estampa: los colores de las hojas, los helechos marrones en los caminos, las setas en la sombra, los perros tumbados al sol a y nosotros, los humanos, venga a tomar sopas.

Y esto no lo cuento por dar envidia (que también) sino por traer un ejemplo palpable de cómo cambia la naturaleza con cada estación. Allí hablamos de nutrición y de una de sus premisas básicas: Tomar alimentos de temporada del lugar en el que vivimos: de esta manera no hay que traerlos congelados del quinto cuerno y  nuestro cuerpecillo está preparado para procesarlos.  Bueno, bonito y barato, para nosotros y para el medio ambiente.

Si hay alimentos de temporada ¿por qué no practicar un yoga de temporada? Y no sé cómo lo veis, pero a mí se me ocurre que una buena manera de “temporalizar” los cursos es ir adaptándonos a lo que sucede en la naturaleza, como hacen los demás animales.

Así, más que me pongo animal y me dejo guiar por lo que me apetece. Explorar en mi bicherío. ¿Te apuntas?

Continue reading