MINISERIE “El arte-ciencia de programar sesiones”: Capítulo 5: Yoga de Temporada. Ideas para todo el año

Recapitulemos. En capítulos anteriores…

Empezamos viendo todos los pasos que hemos dado (!no son moco de pavo!)

  1. Empezar con tu sistema
  2. Definir tus motivaciones para perfilar tu estilo
  3. Establecer una estructura general para saber que debe tener toda clase (para que haiga un poco de y nadie se haga daño).
  4. Escuchar lo que dicen los maestros para planificar un nivel y un curso  y tener muchas secuencias ya diseñadas.

Bueno, bueno ¿no está mal, o que? Pero me temo que todavía no hay suficiente. Seguimos sin haber respondido a algunas cuestiones. En  mi cabeza resuena la siguiente pregunta: ¿Cómo me organizo para ir avanzando y adaptándome a mis alumxs a lo largo del curso?

“Yoga de Temporada”

Vengo de mi primer retiro de Otoño en a Casa da terra: Un lugar espectacular al lado del río Ulla rodeado de bosques de castaños y robles centenarios y prados más verdes que los de WindowsXP. Imaginaos la estampa: los colores de las hojas, los helechos marrones en los caminos, las setas en la sombra, los perros tumbados al sol a y nosotros, los humanos, venga a tomar sopas.

Y esto no lo cuento por dar envidia (que también) sino por traer un ejemplo palpable de cómo cambia la naturaleza con cada estación. Allí hablamos de nutrición y de una de sus premisas básicas: Tomar alimentos de temporada del lugar en el que vivimos: de esta manera no hay que traerlos congelados del quinto cuerno y  nuestro cuerpecillo está preparado para procesarlos.  Bueno, bonito y barato, para nosotros y para el medio ambiente.

Si hay alimentos de temporada ¿por qué no practicar un yoga de temporada? Y no sé cómo lo veis, pero a mí se me ocurre que una buena manera de “temporalizar” los cursos es ir adaptándonos a lo que sucede en la naturaleza, como hacen los demás animales.

Así, más que me pongo animal y me dejo guiar por lo que me apetece. Explorar en mi bicherío. ¿Te apuntas?

Continue reading

Miniserie “El arte-ciencia de programar sesiones”: Capítulo 2. Del porqué al Cómo!

Sí una cosa he aprendido es que existen tantas formas de enseñar yoga como profesores. El famoso #cadamaestrillotienesulibrillo aquí va que ni pintado!. Y esto va de cómo hacerse el librillo! Si eres profe y estás empezando, aquí un testimoooooooooonio pero sobre todo, ideas que espero te ayuden a crear el tuyo!

En esto de enseñar hay mucho que aprender!

Del porqué al cómo

¿Qué es lo que tú sabes? Qué quieres que aprendan tus alumnos contigo y cómo vas a hacerlo?

Si todas estas preguntas te aturden como a mí, te propongo buscar unos principios. ¿O qué?

Segura estoy que no ha sido por forrarte de pasta  ¿Por qué te has metido a dar clases de yoga? Busca! existe un motivo, un deseo, algo por lo que crees que puedes aportar. Por ahí han de andar tus principios si sabes buscarlos.

Por ejemplo así que me pongo a preguntarme por qué me he metido yo a esto, me respondo (léase con vocecita de diálogo interior):

  • Aprender: Puede que hasta que sea cierto y es que he oído por ahí que no hay mejor manera que aprender que enseñar
  • Explorar: Así ves otras formas de hacer y ser, aprendes de tus alumnos y personas que les apasiona esto mismo.
  • Compartir: Compartes lo poco que sabes de esto que te encanta, te absorbe hasta meterse hacia dentro por el ombligo y te hace requetefelizcomounaperdiz.
  • Aligerar: Te echas unas risas

Continue reading