Yoga online o no online: Esa no es la cuestión. Preguntas y respuestas IV

Yoga online: ¿Para qué?

Llega la hora de ponerse a dar la clase y aquí entramos otro problema «Qué vas a enseñar si no sabes a quien se lo estás enseñando!» OMG! como pedagoga que soy esto hace que me reviente un poco la cabeza…

Es el momento de pensar en el valor fundamental que tiene tu sesión, en «para qué» la estás haciendo. Creo que la respuesta siempre está en ponerte en los zapatos del otro. Cuál es el objetivo, hacia dónde quieres traer el foco y traer conciencia! 

No me voy poner pesadota con cosas pedagógicas relacionadas con la secuenciación (Para eso tenéis la macro serie de Planificación de la enseñanza) pero para la situación actual creo que es relevante pensar en las personas con orejas que soléis tener en frente en clase: En casa sin moverse, despistados sin guía para la práctica… ¿Cómo ayudarlos ? ¿Cómo puedes poner tu conocimiento a su disposición? qué crees que necesita? 

Luego hay cosas que tiene una clase presencial  que se pueden perder si no le ponemos amorcito y  tratamos de asegurarlo en lo virtual: la seguridad, cercanía y la personalización. No es tarea fácil cuando te separa una pantalla y a veces miles de kilómetros.

  • Seguridad: Haz una clase con cero riesgos. E impón un poco de «sentidiño» (como se dice por aquí),  haz a tus alumnos responsables de su cuerpo. 
  • Cercanía: Exprésate claramente como lo harías presencialmente. 
  • Personalización: ¿Por qué no? si sabes de alguien que vaya a asistir a tu clase o ver la clase grabada puedes darle pautas específicas en determinadas situaciones. 

Por último la gran pregunta Yoga Online ¿Por qué? 

Seguramente para esta pregunta no necesito que te de la respuestas. Y es que si eres instructora de yoga será por que te encanta el yoga y no conoces mejor forma de disfrutar que compartir lo que sabes con los demás y crecer con tus alumnitos en tu clase.

Para muchas instructoras sin centro propio dar clases online puede ser una manera estupenda de ganar independencia económica y lanzarse a un nuevas experiencias profesionales y llegar a más alumnas. 

También por que no, por que das un servicio y posiblemente vivas de ello y necesites comer (qué cosas, ¿no?).

¿Un poco más de ayuda?

La cantidad de preguntas que surgen he creado el grupo «Yoga online», grupete en facebook privado para hablar de estos temas ya que últimamente no paramos de hablar de este asunto. Un sitio específico para preguntar y responder entre todos y avanzar juntas. 

Grupo face yogaonline

Iré sacando temas para ampliar cada una de estas preguntas, compartiendo recursos y trucos que vayamos aprendiendo. ¿Te vienes? 

 

Yoga online o no online: Esa no es la cuestión. Preguntas y respuestas II

moneyYoga online: ¿Cuánto?

Temita espinoso por aquí del que cuesta mucho hablar, pero hay que hacerlo!

Demasiada oferta de clases y gratis se convierte en pandemia! (Aquí os dejo un artículo de yoga en Red sobre este asunto)

Si has empezado a grabar, tal vez te aqueje el «famoso síndrome del impostor» y puede ser que ahora estés pensando «no puedo cobrar por este churro que estoy haciendo ahora gratis… » pero prolongandose en el tiempo esta situación es insostenible para todas: eres alumno posiblemente quieras pagarle a tu profe para que pueda seguir ofreciéndote clases. 

Y bien ¿cómo cobrar-pagar esto? para que sea justo:

  • Como profe posiblemente sea fácil pensar qué cobrar:
    • Una clase presencial con menos alumnos (más exclusivo)
    • Una clase más corta (menos contenido)
  • Pues vamos a ver entonces qué cobrar por:
    • Una/varias clase grabada
    • Una clase retransmitida

La clave está en dar el precio en función del valor ¿que tiene una clase presencial que supuestamente no tiene una online? Poniéndonos en el pellejo de un alumno: 

Podríamos decir que la relación pero…

  • Si yo asisto a una clase en directo con zoom y mi profe mira a la pantalla y me dice: «Pepita ten cuidadín con tu rodilla que veo que estás forzando y con tu lesión de X no va bien»
  • Si tengo una clase grabada «para mi» desde el conocimiento que tiene mi teacher de lo que necesito

Esto tendrá un valor diferente a una clase online que se hace para alguien indeterminado.

El valor de la clase esta ahí, con independencia del medio. Por jugar un poco con las palabras:

Importa el «para quien» y no el «cómo» 🙂 Clases distintas, precios distintos.

Si lo que quieres es grabar clases «genéricas» tendrás que ofrecer una secuencia que sea «apta para todos los públicos».

Yo recomendaría a todo el mundo contratar a profesionales para grabar (tienen un equipo infinitamente mejor que el que puedas tener, tienen otra visión del espacio, de cómo manejar el sonido, de cómo montar y arreglar un vídeo para que no sea todo una sosez de plano fijo -como supongo que hemos estado haciendo todos los profanos-).

Te recuerdo que he creado un grupo para seguir charlando sobre este asunto. Estás invitada a entrar!

 

Yoga online o no online: «Esa no es la cuestión». Preguntas y respuestas I

Respuestas petadoras baratas y razonables a las preguntas más importantes que te estás haciendo.

Y qué hay de otras bonitas preguntas que hacerse:  ¿Quién? ¿Cuándo? ¿Cómo?, también ¿Cuánto? pero sobre todo ¿Por qué?

Si estás pensando: «Tengo un liiiioo monumental» con este tema, traigo todo un plan para echarte una mano en este momento ya que la formación online es lo mío!. Vamos a ir preguntándonos cosas a ver si así nos aclaramos un poco. Me he dado una panzada de recopilar cosas interesantes.

Continue reading

Miniserie » el arte-ciencia de programar sesiones»capítulo final: Registrando y archivando tus clases. Con «recurso total» de regalo.

6 capítulos, muchos meses, muchas letras…  (Esta “mini” serie va a ser que es maxi) pero con este ya toca ir cerrando. ¿Sí o qué?

Recopilando: Tenemos info sobre cada nivel, ver cómo ir haciendo clases durante el curso y cómo organizaros dentro del mes (para ir acompañando a los cuerpo cíclicos). ¡Protocolos, protocolos, protocolos!!! Y es que a lo largo de esta serie se ha hablado de todo un poco y espero algo de todo esto os pueda ayudar a organizar vuestra enseñanza

Si me has seguido hasta aquí… posiblemente (estés mal de lo tuyo) y te estás preguntando ¿cómo “operativizar” todo este rollo para usarlo en mi a planificación? Bien sure! es hora de pasar de la teoría a la práctica. Y tranquilxs que sí o sí vamos a hacerlo y va a quedar monísimo.

Continue reading

Exámen instructor de yoga (200 h) Yoga Alliance

Exámen ¿? Tu tas loooooooooooooca!I

¿Por qué escribir sobre un examen? ¿Acaso quieres contarnos una historia de terror? ¿No hemos tenido suficiente en escuelas, institutos y universidades. Nooo, no se asusten que el tema es bonito, no feo.

Acmódense en sus asientos y, si pueden, disfruten.

Rebobino

(Léase con voz susurrosa) Examen final, curso de instructores 200 horas Formación Yogaroom Almazen 1º edición. La prueba consiste en programar una sesión completa e impartirla a alumnos reales en una sesión abierta y grauíta. Se han creado varios grupos de 2-3 personas que deberán impartir la clase. Se ha anunciado en la web que estos de examenes, no hay incautos, todo el mundo está avisado.
Un grupo de tres yoguicompis, creamos la sesión, la corregimos y revisamos con la profesora.
Hemos tenido un mes para ensayar: solas, acompañadas, juntas y separadas.  En los ensayos conjuntos, nos echamos unas risas, comentamos cosas para mejorar las explicaciones, las transiciones, el ritmo, y el chachachá!

Bajo la atenta mirada de nuestra examinadora (libreta en mano), estábamos tres yoguinis: cuerpo de flan, mente de soldado. Y toca salir al ruedo! Ains! la clase es como un toooro!

Empezamos la clase y todo va bien, a mi compañera la introducción y los saludos al sol le han salido perita y, PUM!!!. Tengo el corazón en la boca y ahora soy yo quien dirige la sesión.

La secuencia al dedillo y es entonces cuando me fijo bien y miro a mi alrededor con verdadera atención….

Continue reading

Un antes y un después

Certificado de instructora en mano de Yogaroom Barcelona  (en pleno proceso de ordenación de mi cochiquera) creo que es momento de sentarse y pensar qué hacer con mi yogui-vida a partir de ahora. Y es que hay un antes y un después de esto.
(Ordenar la casa me pone reflexiva, ya veis…).
 Aquí me tenéis, entornando los ojos, mirando por la ventana y para traeros una sesuda reflexión sobre esto de ser instructurora. Pero empecemos por el principio…

El curso, para mi misma con mi mecanisma.

Como os resumiría yo mi experiencia en el curso… Creo que decir «La Pera» sería lo más corto y preciso. – Eso fue lo que puse en Facebook tras el primer fin de semana y creo que es bastante ilustrativo-.

Como supongo que cada uno tiene sus motivos cuando se decide a hacer un curso de instructora yo parto del mío que era profundizar en mi práctica. Y creo que es un importantísicomo lugar de partida. Si no sabes lo que quieres lograr, malament…

Detalles detallosos

El curso es intenso, desde el primer momento tuve la sensación de que iba a currar al máximo. (Y cierto! acabé con la lengua fuera¡) En el primer encuentro Amelie nos deslumbró con una inmersión en lo que iba a ser el curso. Quienes me vieron después del encuentro de Diciembre, me vieron básicamente flipada.

«Estás en tu cabeza»

Esto me dijo, y me dejó patrás! (Ai madre, y como lo sabe!?)

Amelie, te cala enseguida (da un poco de miedo… parece «meiga»!).  Está donde tiene que estar, mirándote y dándote indicaciones para que tú sola avances. No es que «te lleve de la mano» si no que te deja ir a tu bola, pero guiándote. Y yo, en mi mismidad, está claro que necesita salir de mi cabeza. Flasca en toda la boca!

Fui percatándome de que la «cosa» iba a ser completamente diferente a lo que estaba acostumbrada. Había practicado ya Vinyasa pero allí fuimos al corazón del asunto, a los principios básicos, a la raiz de la patata! a hacernos sentir, fluír y entender el flow! Ou Yeah!

  Continue reading

MonoGráfico Power Revolution: El guerrero 1

Vuelvo de estreno en el nuevo blog con un clásico del rockandroll. Un monográfico. Sí, sí… de esos monográficos que iba a hacer mensualmente y saco «#cuandobuenamentepuedomente». En fin, hago acto de constricción, me flagelo por no cumplir y hala! me pongo al bollo.

En esta ocasión traigo un monográfico un poco distinto: Y es que en mi supercurso de instructora, Amelie nos ha puesto de deberes hacer varias fichas de posturas. Así pues, voy a hacer el especial de una de ellas y así voy compartiendo lo que hago con todos vosotros.

(Prometo hacer un especial Formación de Instructora con Yogaroom en su momento, pero ahora me voy a centrar en los deberes)

Básicamente, hay nuevos apartados, así que el monográfico será a partir de ahora más completo.

Continue reading