Me llamo Geeta

La web es cruel: hay entradas a miles de algunos temas y de otros flus! De Geeta encuentro entradas sobre su muerte (16/12/2018)  haciendo algunos panegíricos alabanciosos. Y de su vida, poco se dice más allá de que estudió yoga con su padre desde pequeña y que después empezó a sustituirlo durante sus viajes, así como que cuando se jubiló Guruji,  Prashant y ella codirigían el Ramamani Iyengar Memorial Yoga Institute (RIMYI).

Mi primer contacto con ella, sin embargo, fue para leer por primera vez sobre los pedos vaginales y creo que puedo asegurar que de esto sabría más que su padre. A mí me dejó patitiesa mi primer sirsasana con pedo incluido:  la vergüenza y la risa corrieron por mi cuerpo a partes iguales sin poder salir más que por donde ya os podéis imaginar.

Este artículo lo pondría en un altarcito. Iyengar, Geeta S. “La práctica de la mujer a lo largo del ciclo ovárico según GeetaJi” YOGA JWALA, Publicación de la asociación española de yoga Iyengar, Revista no 11, año 2010.

Para mi sorpresa, en este pequeño artículo de Geeta, contenía una forma de mirar el yoga que supondría para mí un antes y un después en concepción de la práctica de yoga.  MENSTRUACIÓN! hablar de la menstruación. Haaaaalaa!!

Geeta se puso a hablar de cómo cuidar tu cuerpo practicando asana y pranayama, no eludió el tema,  no habló de «apartarse» o ocultarse durante la menstruación, habló de cosas que nos pasan a las mujeres cuando practicamos asana, como los aires que nos entran por la vagina. VAGINA! Ha dicho vagina! Mon deiuuu!

Y es que las «vergüenzas de los cuerpos» son algo curioso. Sin duda son completamente culturales. Este tema me apasiona (no me veis, pero estoy dando saltitos en la silla). Veamos ¿hacemos un ejercicio mental? Prepararos para responder a preguntas complejas:

  1. ¿Qué está permitido o no socialmente que haga mi cuerpo? ¿Es igual en las distintas culturas en distintas épocas? Por ejemplo:
  • Soltar sus aires y por dónde: Eructar, pedear, estornudar, echar aire por los orificios varios…
  • Soltar líquidos y por donde: orina, sudor, saliva, menstruación…
  • Tener pelos y en donde
  • Mostrarse o no mostrarse y qué partes: el pelo, las piernas, los brazos y los genitales… (todos tenemos un amigo/conocido que tiene afanes exhibicionistas… y si no lo tienes es que eres tú)

2. ¿Se responde de igual forma si eres hombre o mujer?  Ajajá! Te pillé! ¿Lo habías pensado? Ve hacia atrás y vuelve a leerlo desde esta perspectiva.

Cómo és y qué hace un cuerpo normativo… Temazo. Ahí lo dejo.

Geeta no tenía pelos en la lengua (en otras partes sí) y fue la primera en analizar las particularidades de los cuerpos que menstrúan a la pensar en la práctica de yoga para cuidarlos. Y es que físicamente somos distintas y, hasta que ella puso el foco en las particularidades particularosas de las mujeres, todo estaba pensado para machos.

En capítulos anteriores… (léase con pausa dramática) hablamos de que la buena de Indra Devi  a la que no querían dejarla hacer yoga por ser mujer. El yoga antes no era cosa de chicas… Geeta  aprovechó la brecha que abrió Indra y se puso en el centro de la sala.

Su libro mítico es Yoga para la mujer, y esta línea de trabajo para mi, fue desarrollada de forma magistral por otras dos mujeres: Linda Sparrowe y Patricia Walden de las que espero hablar en otra ocasión.

En la familia Iyengar, todos han participado de las enseñanzas de Guruji, siguiendo su senda pedagógica. Geeta fue una currante, escribió a lo largo de su vida una serie de libros que fueron recogiendo su experiencia en todo cuanto iba haciendo.

  • Iyengar, Geeta(2000). Yoga Curso en acción Preliminar y Curso intermedio.
  • Iyengar, Geeta (2002). Yoga: A Gem for Women
  • Iyengar, Geeta (2007). Yoga para la Mujer. Ed Kairós
  • Clennell, Bobby; (Prólogo de Iyengar, Geeta) (2007) The Women’s Yoga Book: Asana and Pranayama for All Phases of the Menstrual Cycle
  • Iyengar, Geeta (2010)  Iyengar Yoga for Motherhood: Safe Practice for Expectant & New Mothers.

Hay saberes como la artesanía, la danza, y otras artes en las que organizar el conocimiento me parece particularmente complejo. Y así pasa que muchos libros yoguis son un poco inescrutables o a veces tiene un estilo de redacción al que los occidentales no estamos muy acostumbrados: sin unas estructuras claras, repetitivos, en espiral. Ella supuso un giro copernicano en la forma de explicar asana y otros saberes yoguis y además ejerció de «Editora» de su padre organizando su conocimiento.

Os invito fervientemente a ver y escuchar a Geeta por Youtube: Creo que veréis que ella era más que la hija de su padre.

Esta Guruma me ha marcado profundamente:

¡Esta mujer nos ha cambiado la vidita!

2 thoughts on “Me llamo Geeta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*