Yoga online o no online: «Esa no es la cuestión». Preguntas y respuestas I

Respuestas petadoras baratas y razonables a las preguntas más importantes que te estás haciendo.

Y qué hay de otras bonitas preguntas que hacerse:  ¿Quién? ¿Cuándo? ¿Cómo?, también ¿Cuánto? pero sobre todo ¿Por qué?

Si estás pensando: «Tengo un liiiioo monumental» con este tema, traigo todo un plan para echarte una mano en este momento ya que la formación online es lo mío!. Vamos a ir preguntándonos cosas a ver si así nos aclaramos un poco. Me he dado una panzada de recopilar cosas interesantes.

En el mundo virtual ¿Qué pasa con el Yoga?

Online y yoga no son amiguitas desde hace mucho tiempo pero sí que han iniciado su relación… Pensemos cómo se conocieron.

Yoga Online ¿Quién?

Hace muuuuchos, muuuuchos años, en el gran territorio del yoga  (que es EEUU su madrea adoptiva, noo la India que es su madre biológica)  los practicantes de yoga quisieron practicar con profesoras y profesores que les enseñaran sus maravillosos conocimientos. Primero estos profes viajaban de un lado a otro extendiendo su sapiencia arround the word. Luego descubrieron que internet era un gran aliado para compartir sin tener que trasladarse. Y así fueron haciendo sus talleres y sus clases online.  Y las clases de yoga online se expandieron cual setas por yankilandia.

Por aquí en el territorio nacional …»online» era para modernas, jóvenas y/o frekis …  Pero … ahora ¿quien no está haciendo clases de yoga online? Hasta tu madre ¿sí o qué? gensanta!

(*Para quien le interese la fantástica vida ajena: Mi madre -con sus 77-  hace pilates y va a clase de baile habitualmente. Antes se reía de su hija la yogui  ahora a parte de correr por el pasillo, bailar vals y -gravarse y mandarnos vídeos al wasap familiar- … practica en casa con los vídeos de yoga que le manda su profe de pilates¿?¿?)

Y es que moverse es una necesidad física: cuando nos vemos privados de movilidad, simplemente los bichos humanos buscamos cómo hacerlo. ¡Asín es!

Existían (y existen) plataformas de yoga online, aplicaciones para el móvil, canales de youtube, cuentas de instagram donde encontrar gratis un montón de recursos. Por ejemplo aquí un pequeño (pero bien escogido) recopilatorio de plataformas  ya tiene un tiempo pero está de rabiosa actualidad

El caso es que sin duda los alumnos en general, preferimos (me incluyo) hacer yoga con nuestra profe que con alguien desconocido por una plataforma. 

Yoga online: Pero ¿Qué?

En los primeros días de cuarentena los pequeños estudios y las personas que trabajamos en ellos hemos tenido «hacer yoga en la cabeza y volvernos flexibles» y ir a lo online para no perder contacto.  Muchas hemos lanzado a hacer (como hemos podido) planes y cambios en la forma habitual de trabajar y muchos estudios han ofrecido (a grandes rasgos):

  • Sesiones grabadas o en directo a sus alumnos.
  • Abiertas gratis para todo el mundo.
  • ¡O ambas cosas!

Estas sesiones online normalmente se han hecho más cortitas para que fuera más asumible tanto producirlas (para las profes) como para hacerlas en casa.

Yoga online: ¿Cuándo?

La cosa (que iba para dos semanas) se está alargando y alargando. Seguramente no va a ser «normal, normal ni nuevamente normal» hasta dentro de unos meses. Se dice (se rumorea, se comenta) que habrá que reducir los aforos a los estudios para mantener las distancias durante unas cuantas fases.

Cuando se puedan abrir los centros, posiblemente habrá menos gente. ¿Qué podemos?

  • Ampliar horarios y clases para hacer más clases con menos gente (1/3 de la capacidad)
  • Más clases sí, pero más cortas 
  • Talleres especializados
  • Hacer la clase con los alumnos que puedan venir y transmitirla para otros (o grabarla)
  • Hacer packs de clases temáticas  o clases sueltas grabadas. 

Todas estas opciones se pueden complementar en el tiempo. A modo de ejemplo:

  1. Empezar cambiando y ampliando horarios presenciales
  2. Continuar con retransmisiones de algunas clases  y talleres los fines de semana
  3. Volver a los horarios normales pero retransmitir clases completas
  4. Y para el verano preparar packs de clases grabadas. 

Os dejo un articulazo de Susimas sobre este tema  y me despido por el momento. Hasta la próxima entrada donde me dispongo a revisar los mejores truquis sobre cómo grabar y con qué.

He creado un grupo para seguir charlando sobre este asunto. ¿Vienes?

En la próxima entrada, algunas claves sobre ¿Cuánto cobrar? espinosito tema!

2 thoughts on “Yoga online o no online: «Esa no es la cuestión». Preguntas y respuestas I

  1. En cuanto al tema de clases yoga on line si, on line no, he hecho un escaneo entre amig@s y conocidos para ver opiniones. Pos rupuesto la gran ventajadel Yoga on line es el ahorro d tiempo, estoy en casa o similar, me conecto y me hago una sesión. Lo malo, la falta d contacto a la hora d las correcciones, el q instructor/a pueda dirigirse a ti en concreto y darte un apunte adecuado a tu forma física o a la lesión q sabe q tienes.
    Desde el punto d vista d dirigir la clase, a las clases on line le falta calor, la experiencia d grupo, d estar juntos d intentarlo entre tod@s. Tendremos q adaptarnos y reinventarnos? Seguramente si.

    1. Siii! Estoy contigo en que el calorcito es importantísimo! Lo que veo es que hace falta explorar un poco más e incluso saber dónde encontrarlo en lo online!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*