El misterioso caso del yogui de la capa amarilla: Breve historia de los Beatles y el yoga.

¿Cómo y por qué han ido a aterrizar cuatro Yoguis en la portada del mejor disco de todos los tiempos?

Cuando me enteré de que, pululando por la portada del SGT Peppers, había un montón de yoguis… en mis adentros, sonó una vocecita que decía: “investigaremosssssssssssss…”

Ha pasado mucho tiempo y muchas cosas desde que empecé a leer de este asunto, y ha sido un no parar de buscar vídeos y referencias para documentarme: ¡hasta he viajado a Liverpool!

Otros que han sentido la misma curiosidad  refutan los datos y completan la información así que habemus material en abundancia para referenciar la historia bien, bien.

….Un adelanto de por dónde van los tiros: La primera de las caras de la fila superior de personajes de la portada del Sgt Peppers es un Yogui famoso y otros gurús andan por ahí. ¿Dónde, dónde? ¿Cómo, cómo? Tranquis, tranquis… Vamos por partes como dijo Jack el Destripador.

Los Beatles en Rishikesh

Vamos de lo más evidente a lo más misterioso, (mi naturaleza maligna quiere que la intriga corroa un poco antes de desvelar secretillos)

Supongo que os sonarán imágenes de los Beatles en India, ya que forman parte de la imaginería beatlemaniaca clásica. Hay fotos a cascoporro de su viaje por esos lares. Y es que allá se fueron a aprender meditación trascendental en el año 1968 a Rishikesh.

beatles rishikesh

Se plantaron invitados por Maharishi Mahesh Yogi que, por aquellas épocas,daba vueltas por Europa y se había hecho bastante conocido.

Por Rishikesh no solo pasaron los Beatles, también otros famosos como los Beach Boys, Donovan, y otros muchos que conocieron al Maharishi de su gira inglesa.

En Rishikesh estuvieron los miembros integrantes de los Beatles un tiempito (cada uno el suyo) para luego volver más o menos cambiados a su conocido Londres.

Aunque se dijo que se fueron de allí por un escándalo sexual (supuestamente el gurú había tratado de seducir a alguna chica, hasta se llegó a decir que trató de violar a Mía Farrow), no fue así la cosa.

También se dice, se rumorea, se comenta… que John había querido marcharse porque no estaba muy cómodo (lo de no fumar, beber y demás… no le parecía buena idea) y buscó una excusa para irse. El caso es que se fue de allí algo cabreado.

In fact, la canción Sexy Sadie (compuesta por John) está dirigida al Maharishi. Se hubiera llamado exctamente así “Maharishi” de no ser porque Georgi (que era un niño bueno), le pidió a John que se moderase y no le pusiera su nombre a una letra de una canción que, viene a decir: “colega, nos has tomado el pelo a todos con tu rollo“.

El caso es que los tres Beatles restantes se disculparon de múltiples maneras por haber contribuido a enturbiar la imagen pública del Maharishi, y continuaron -y continúan- teniendo relación con su organización hasta el día de hoy.

Patty, ella es la culpable

Pero ¿Cómo conocieron al Maharishi y acabaron en la India? Fue Patty, la mujer de George,  quien lo convenció para ir a ver la conferencia que pronunció en el 67 en Londres. Parece que a ella le había dejado anonadada este pequeño yogui que hablaba de meditación. Así que allá se fue la parejita a conocerlo más a fondo.

Primero, invitados por George, fueron unos cuantos (parece que Ringo no pudo asistir) pero al día siguiente fueron todos los beatles a otra de sus charlas. Y se quedaron fascinados con él…

Tal vez se habrían quedado fascinados con cualquier cosa… llevaban una época pasándose con el ácido y estaban un poco perdidos.

Este momentito los introdujo en la sabiduría Oriental.

George, la música India y asana

Pero la cosa viene de más atrás, y vamos a tirar de este hilo.

Fue George el ariete del acercamiento a lo “indio” para el resto The Beatles. En el año 66,  mientras se “daban un descanso” cada uno con sus asuntitos, George decidió irse a India a aprender a tocar el Sitar con Ravi Shankar.

En principio iba solo a tomar clases de música pero, tras tantas horas sentado al sitar, le empezaron a doler las ingles y Ravi hizo de profe improvisado para enseñarle algunos ejercicios físicos. Luego se puso más serio con el yoga  y contrató un profe para que le diera clases de asana.

BBC interview with George Harrison

“I stayed in a Victorian hotel, the Taj Mahal, and was starting to learn the sitar. Ravi would give me lessons, and he’d also have one of his students sit with me. My hips were killing me from sitting on the floor, and so Ravi brought a yoga teacher to start showing me the physical yoga exercises.”

¡Ahí es na! Se hizo un cursito con el Ravi 6 semanitas y de paso aprendió asana. Vaya planazo… Pero 6 semanas dan para mucho.

El Kriya Yoga

Pues aquí lo tenemos practicando yoga, tocando música y haciéndose selfies 360 por la India. Un modernai total!

Así es que cuando George volvió de India se trajo unas cuantas cosas más que unas lecciones de Sitar.

Aprovechó para ponerse en contacto con su cultura y costumbres y volvió enamoradito. Y, aunque no se vistió de naranja ni dio saltitos, sí se comprometió profundamente y apoyó la creación de un centro de adoradores de Krishna en Londres  cuyo líder era Bhaktivedanta Swami Prabhupada.

George Hare

El misterioso yogui con capa amarilla.

Pero ya antes los Beatles habían visto a adoradores de Krishna…

Pues, no es de extrañar que Inglaterra sea el país de occidente donde la cultura India está más presente, y ver a un Hare Krishna debía ser algo curioso… pero habitual. !Para algo India fue la joya de su corona!!

Pero si bien, a ningún inglés extrañaría encontrarse a un indio por Inglaterra, quizás sí se quedaría patitieso al encontrarse a uno con una bata naranja que sale de la nada en las Bahamas.

Y es que se dice que el primer contacto de los Beatles con el yoga fue durante el rodaje de Help (1965) en el Caribe.

“Un paisano con bata” les regaló a cada Beatle un ejemplar del libro The Illustrated Book of Yoga. Jonh Lenon lo cuenta así:

“The first time that we were aware of anything Indian was when we were making Help!. There was an odd thing about an Indian and that Eastern sect that had the ring and the sacrifice; and on the set in one place they had sitars and things – they were the Indian band playing in the background, and George was looking at them.

We recorded that bit in London, in a restaurant. And then we were in the Bahamas filming a section and a little yogi runs over to us. We didn’t know what they were in those days, and this little Indian guy comes legging over and gives us a book each, signed to us, on yoga. We didn’t look at it, we just stuck it along with all the other things people would give us.

Then, about two years later, George had started getting into hatha yoga. He’d got involved in Indian music from looking at the instruments in the set. All from that crazy movie. Years later he met this yogi who gave us each that book; I’ve forgotten what his name was because they all have that ‘Baram Baram Badoolabam’, and all that jazz. All of the Indian involvement came out of the film Help!.”

John Lennon, 1972 Anthology

Aquí tenemos el origen de todo: ! Corría el año 65 y George recibió un libro de Yoga el día de su cumpleaños que marcaría su existencia! Un yogui de capa naranja que salio de la nada le regaló uno de los más clásicos libros de yoga.

George se refiere al asuntito así:

“I suppose that was the start of it all for me…we were on our bikes on the road, waiting to do a shoot, when up walked a swami in orange robes. [It turned out to be] Swami Vishnu Devananda, the foremost hatha yoga expert…the guy had a little place on Paradise Island, and somebody must have whispered in his inner ear to give us his book, The Illustrated Book of Yoga. It was on my birthday [Feb. 25].” (George Harrison.)

Y es que George, que estaba más abierto a las rarezas, fue recogiendo a lo largo de su vida “miguitas” con sabor a cúrcuma y jengibre: Una miguita de filosofía, otra de música, otra de ejercicio físico… y así se fue encontrando cositas que hicieron que el  yoga se convirtiera en algo muy familiar para él.

Un montón de caras y unos pocos yoguis

La cosa va teniendo sentido, ¿no? Pues vamos a terminar de redondear esta foto.

Ya sabemos pues por qué Los Beatles, y en particular George,  conocían no sólo la sabiduría, la música sino también las prácticas del Kriya yoga. Veamos cómo plasmó ese amorcito y respeto por en Yoga en la portada del SGT Peppers.

La portada más innovadora de la historia.

Los diseñadores Jann Haworth y Peter Blake quisieron que la portada fuera un collage creativo y le dijeron a cada Beatle que escogiera X personalidades.

Con esta composición ganaron el Grammy Award for Best Album Cover, Graphic Arts en 1967.

Además lo petaron con los diseños de los trajes/disfraces que llevaban (ellos, no las estatuas de cera de ellos cuatro que también aparecen) y están diseñados por el colectivo “The Fool”.

A parte de la modernez del diseño estético, en lo funcional, la edición fue también rompedora: Era la primera vez en la historia de la música que se imprimían las letras completas de las canciones junto con el álbum.

Ahí tenemos la peli de David Trueba “Vivir es fácil con los ojos cerrados” en la que cuenta cómo la idea se la dió a Jonh un profesor para que sus alumnos aprendieran inglés.

Y yo me pregunto… ¿Será este entonces el origen del karaoke? ¡La pera!

Pero sigamos con el asunto. Cada uno escogió a sus personajes participantes, igual que cuando cuando vas a jugar en el patio del cole y te toca hacer equipo.

George escogió a 4 paisanos, ¿Pero quienes eran?

Entre tanta cara es fácil perderse, así que allá va un mapa.

personajes portada

(33)Sri Paramahansa Yogananda

Ahí debajo de Bob Dylan lo encontramos.

A pesar de ser el último en nacer es el más famoso. Y todo por que escribió “Autobiografía de un Yogui”. Lo de escribir siempre ha sido un puntazo y este libro fue clave.

Yogananda hizo todo lo que estuvo en su mano por extender su conocimiento del Yoga: Fundó una escuela  por sus tierras, y en los años 20 fue a EEUU como delegado representante de India en el Congreso de Liberales de la Religión. También fundó la sociedad Self-Realization Fellowship (SRF) y dio conferencias durante varios años por la región de la costa este de Estados Unidos.

(1) Sri Yukteswar Giri

(El 1! ¡Sí si este es el yogui famoso con el que empieza la fila superior!) Autor del libro traducido al español como “La ciencia Sagrada” tenía telepatía y el don de la ubicuidad. A parte de “ello” (oye!) era maestro de Yogananda. Fue el encargado de entregar a Yogananda para extender el Yoga por Occidente.

(51) Sri Lahiri Mahasaya

A la izquierda de Lewis Carroll. Era discípulo del “Gran Avatar” y de Yukteswar Giri. Era un ingeniero militar del gobierno británico en India.

Se le considera el padre del Kriya Yoga.  Destacable es que el bueno del hombre daba clase a cualquiera, sin importar la casta a la que perteneciera (cosa poco frecuente en la sociedad India).

(27) Sri Mahavatar Babaji

Este es el “Gran Avatar”, (se decía de él que era un ser totalmente iluminado) maestro de Lahiri Mahasaya. Tenía un nombre chulo, chulo.

Y bien, como veis todos ellos pertenecía a un linaje de maestros. George tuvo contacto con su historia y papel en la difusión del yoga a través de “Autobiografía de un Yogui” en el que se narra la vida de Yogananda.

Sobre el libro “Autobiografía de Yogui”

Si sois de los que prefiere ver las historias, tranquis, hay peli que cuenta algo del libro, se llama  “Awake”.

Durante este año he ido leyendo poco a poco las historias de Yogananda. Son bastante divertidas (y aunque It’s not my cup of tea – mi mente occidental se niega a entender lo milagrosa realidad como algo “milagroso”- ), creo que la labor de difusión del yoga que realizó en su momento fue realmente crucial para que el yoga se extendiera por Europa.

Si os pica la curiosidad es posible conseguir copias gratis desde la página de la Asociación Ananda. Este año ha realizado un gran esfuerzo de expansión a través de un artículo fantástico (!) sobre este mismo asunto.

Otros han contribuído significativamente a extender este libro. Steve Jobs  leía este libro una vez al año y hasta regaló un ejemplar empaquetado en una caja marrón a cada uno de los asistentes a su entierro)

El propio George también regalaba una copia a cada uno de los amigos que venían a él pidiéndole consejo.  En el museo de Liverpool hay un ejemplar firmado que da fe de ello. Y cómo no, aquí mi foto del verano pasado para atestiguarlo.

No he tenido oportunidad de ver el documental aniversario del Sgt Pepper que se estrenó el pasado 26 de Mayo, aun así, os dejo aquí el trailer.

It Was Fifty Years Ago Today… Sgt Pepper and Beyond

Y bien… creo que el misterio ha quedado desvelado ¿no? Ya sabéis cómo los Beatles hicieron su particular homenaje la sabiduría del Yoga hace ya unas cuantas décadas.

Hay otras miles de millones de curiosidades que he encontrado mientras hacía este reportaje. Os dejo alguna por si sois frikis redomados.

Tal vez así es como me he vuelto más fan de George (de adolescente era más de Lennon), sabiendo que contribuyó a que el Yoga se extienda “all around the universe”.

Este artículo es una versión extendida del aparecido en el portal YogaenRed.

* Mi agradecimiento especial a mis editores en la sombra: Miguel (el más paciente y atento corrector jamás visto), Javier y Teresa, de los que he abusado para mejorar y corregir este texto.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

One thought on “El misterioso caso del yogui de la capa amarilla: Breve historia de los Beatles y el yoga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*