¿Cómo escoger tu esterilla (mat) de yoga? El comienzo de una buena amistad

Mi esterilla y yo

Tengo mi esterilla desde hace casi ya 9 años. Tantos como años llevo practicando yoga.

Me la regaló mi hermana, la trajo de Beckley y me la dio porque ella no la usaba. Cuando empecé a ir a clase, la llevaba siempre conmigo. Así que mi hermana me diseñó y creó una funda super molona para ir a clase.

En el estudio donde iba había esterillas, pero yo llevaba la mía porque me la había regalado mi sister y tenía mi superfunda. ¡Así que imaginaros con cuanto amorcito la llevaba a clase!!.

(Tanto me gustó que, como sabéis, le he pedido que haga más y ahora las hace para todos vosotros, y las tenéis didponibles en la Tienda)

El caso es que mi esterilla iba conmigo – ¡ Y sigue yendo! -,   a todas partes).

¿Y tú? ¿Tienes tu esterilla? ¿Por qué es importante tener tu propia esterilla?

Aun no entiendo muy bien porqué no todo el mundo tiene su esterilla. Aunque ciertamente no es fundamental y, de hecho, no siempre se ha practicado con esterilla, sí que es verdad que hace unos cuantos años que este complemento se ha convertido en algo imprescindible entre los yogueros.

(Si os interesan los orígenes de este complemento ahí os dejo un artículo sobre cómo el Señor Iyengar -que renegaba de este artículo- acabó utilizándolo)

Hoy en día, en los centros y estudios de yoga suele haber esterillas.

Cada centro tendrá su política de limpieza y … No es que sea yo la reina del escrúpulo … pero ahí hay muchos pies distintos, y sudorcillos mezclados al día. ¡!

Echa cuentas, aquí unos cálculos básicos:

  • 10 clases al día
  • 10 alumnos durante una hora y media
  • 30 días que tiene el mes

… Aun si limpian las esterillas una vez al mes tenemos ahí un caldo biológico ajeno bastante interesante ¿no?. Sin duda, si hubiera algún crimen en el centro de yoga, la investigación de restos de ADN sería compleja de narices…

Solo digo eso: En mi esterilla, donde pongo mi carita en las posturas de suelo, han estado misssssssssss pies y sólo mis pies. Así que me encuentro únicamente con mis familiares y conocidos “restos”

A parte de esta condición de purita higiene, si llevas un tiempo haciendo asana, necesitarás consolidar tu práctica. Para eso es necesario, ESO, PRACTICAR!

Malamente conseguirás gran cosa limitando la práctica a una o dos horas de clase a la semana.

Además, existen multitud de tipos de esterillas, y seguro, seguro (palabrita del niño Jesús) que encuentras una que se adecua a tus características.

Ahora bien, tú dirás, si ya tengo esterilla ¿Por qué cambiar de esterilla? La mía me ha acompañado a muchos sitios, sí le tengo un gran cariñito.  Pero…

Y vamos con los peros… : Pesa bastante, está rallada (si viene al caso ya os contaré porqué) y tiene un color “difícil”.

Estos son mis problemitas, ¿Te has preguntado qué es lo que necesitas tú?

Mi nueva Mat y yo: Recoger información, valorar todos los criterios

Me he puesto manos a la obra con la investigación para enterarme de las últimas novedades. Ancha es internet!

Hay varios criterios que suelen considerarse para escoger tu mat: Material, diseño, peso y por supuesto precio! Si estás hecha un lío, y no sabes por cual decidirte aquí unas cuantas recomendaciones.

Lo primero, tus necesidades!

  • Diseño: Hay esterillas de variados diseños y decoraciones. Las hay que tienen colorines distintos por los dos lados, textura distinta. Mi recomendación: no escojáis un color muy oscuro (al rozar con los pies se quedará blanco) ni muy claro (la suciedad se verá más fácilmente)
  • Peso: Aquí hay que valorar las veces que el mat va a salir de casa. Si lo quieres para salir de viaje es una cosa, si es para casa el peso no es tan importante.
  • El grosor: Puede ser relevante en función del tipo de yoga que practicas. Más estático tipo Yinyoga, agradecerá una esterilla más gruesa, uno más dinámico -tipo vinyasa o ashtanga- necesitará poco grosor para que no se nos hundan manos y pies y tener más estabilidad.  También hay que considerar tu experiencia, seguramente al no controlar demasiado el cuerpo y el apoyo, como principiante puede que necesites una más gruesa, o si tu cuerpo es muy anguloso y tiendes a hacerte daño al apoyar la columna en el suelo.
  • Material: Afecta a la textura, el agarre y la durabilidad pero también puede ser que sea necesario matar a muchos arbolitos o pocos para hacerla. Hay esterillas hechas con materiales ecológicos y otras hechas con plásticos bastante asquerosetes.
    • También influirá si sudamos mucho o poco con nuestra práctica. Hay personas a las que le sudan mucho las plantas de manos y pies.
  • Precio: Oh sí!, hay grandísimas diferencias de precio. Desde las básicas esterillas de super – tienda de regalos, pasando por las esterillas de Decathlon o similares – a las esterillas de marca especializada. Podemos estar hablando de un rango de precios que va de los 5 a los 140 euros.

Personalmente, me gusta probarlo todo y la esterilla no va a ser una excepción. Cada vez que veo a alguien con un modelo de esterilla que no conozco… le echo un poco de morro y le pido que me deje usar su esterilla durante la sesión.

Os cuento los modelos que he usado y mis impresiones

  • Esterilla de toalla tipo “farrapo”. Está La usé una clase de Ashtanga y me pareció muy adecuada para este tipo de práctica. Aunque sude cual una pequeña cerda, la esterilla lo aguantó todo sin resbalar nadita de nada. Como inconveniente le veo que pesa bastante y las que he visto son blancas y se ponen bastante sucias.
  • Toalla cubre esterilla: Se pone encima de la esterilla acolchada (o sin ella). Realmente uno puede pensar que se mueve pero lo cierto es que se queda bastante quieta. Tiene la ventaja de que se puede lavar en la lavadora. A mi no me va bien, me resbalo y me resulta incómoda. A la gente que suda le suele gustar ya que el tejido es poroso, absorbe el sudor y en estas condiciones no te resbalas
  • Manduka ThePro. No me gusto mucho. Aunque tiene un buen agarre, a mi se me resbalaban las manos y pesa un güevo y la yema del otro.
  • The jade:  Esta está genial, no pesa tanto como la manduka y es igual de pro.
  • Hoy he estado probado una bodhy que tiene una textura rara con dibujo y me ha gustado mucho.
  • La semana pasada probé una EcoSuperlite  encima de una esterilla normal y estuve súper cómoda. Esta es muy ligera y se puede doblar y meter en la maleta de viaje es como una sábana un poco más gorda.

Supongo que seguiré probando todas cuánta esterilla se me ponga por delante. Os recomiendo hacer lo mismo.

Por mi parte, Después de mucho meditar el asunto… creo que voy a comprarme una EcoSuperlite y os digo mis razones:

  1. Me quedo con mi querida esterilla para andar por casa (Soy una sentimental).
  2. Para salir me la llevo de viaje
  3. Así creo que tengo lo más barato, ligero y ecológico.

Dos razones extra:

  1. !¿¿Cómo retirar a mi querida esterilla si esta misma semana me la han personalizado con un precioso dibujo hecho especialmente para mí!¿? <3
  2. Además, aquí mismito tengo  Energiazen, una tienda que distribuye Manduka.  Vereis que tiene unos precios estupendos, y aunque venden por internet, su almacén está aquí mismo en mi ciudad (no tendré que esperar a que me la envíen!!)

Tuve el placer de conocerlos el Día Internacional del yoga en Sanxenxo, donde tenían un stand. Pusieron un montón de productos relacionados con el yoga que tienen en su tienda. Si os fijáis los precios están que la flipas (mejores que en las páginas oficiales), os recomiendo que os deis un paseo por su página.

Y voy cortando el rollo y encargando mi esterilla para tenerla disponible para el próximo taller. Si no has tenido suficiente y necesitáis más criterios o información: te dejo una super selección de recursos selectos.

Para seguir investigando

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*