Un té-charla en tres puntos y unos puntos seguidos

Hace unos sábados tuve el placer de asistir en el Almazen, a un encuentro de profesionales relacionados con el Yoga en calidad reportera dicharachera oficiosa.

Un té…

Antes del evento tomé un té en buena compañía. Tras el repaso habitual de la carta se nos planteó una duda… ¿A qué sabe realmente el té rojo?

Según “algunas” el té rojo sabe a “farrapo de gaita, a toros de grelos duros cocidos o a dios sabe qué!!”

Grup! Me quedé tan impresionada que cambié de idea pero… si sabe tan raro -y aquí la cuestión del més- :  ¿Qué tipo de personas toman té rojo?

Ahí dejo en el aire este asunto a ver qué opináis…

tetera Vuelvo, al bollo que me lío!! Mi misión es contar todo lo que se habló después de este té, como bloguera oficiosa: así dejo estas disquisiciones y voy a ganarme el puesto!

Punto de encuentro

El encuentro se planteó como una pequeña reunión informal para alargar esos tiempos de charleta (antes y después de clase de yoga) en los que se habla de muchas cosas pero que no llegan pa ná y todas quedan por el aire e inconclusas.
Para ello, Mónica invitó a un conjunto de personas- todas yogeras -y además profesionales relacionados con la salud, el cuerpo y/o el movimiento: Fisios, terapeutas, profes de yoga de distintas modalidasdes -Nidra, Viyasa, Astanta, yogaterapeutico- masajistas, nutrionistas, médicos…. (y la menda lerenda, tan contenta).

A lo tontito, sumábamos unas 25 personas!

Como maestra de ceremonia, Mónica empezó presentándonos a todos, excusó las ausencias y a anunció próximos fichajes.  Acto seguido allá se lanzó la cuestión: Yoga y cáncer

Punto candente

Empezó el mambo!

Por lo visto, según el señor Iyengar, no es recomendable practicar Yoga cuando tienes cáncer ya que activas todas las células y, por lo tanto, también las del cáncer.
No obstante, desde otros puntos de vista se fueron aportando argumentos en contra como desde la acupultura, en la que se dice precisamente que el cáncer es “flema” (la leche!!) mal movilizada y hay que menearla.

Creo que a partir de este momento nos olvidamos un poco del cáncer como enfermedad concreta y se volcaron todos a hablar de “enfermedad” en general.  El asunto aún así tiene miga, así que primero se fueron desgranando temas desde múltiples puntos de vista.

Para todos los asuntos se fueron aportando pinceladas contraponiendo la visión occidental a la oriental, así que para cada tema, apunto esta pequeña aportación que llega de “oriente”…

Yoga y conciencia

consciencia yoga cancer

Se habló de que la consciencia la corporal que propicia el yoga, puede hacer más consciente al paciente del dolor. Y esto es puede ser un problemón ya que puede llegar a sentirlo más intensamente.

Sin embargo los que sabían de piscología Gestalt nos contaron que precisamente esta es una vía de abordaje del problema, (no provocar dolor físico!, tranquis! ) pero sí conciencia: Es el primer elemento que el paciente tiene que poner de su parte: el “darse cuenta” a través del dolor.

Aires de oriente: Desde el Yoga Nidra (que incide en la vertiente mental) se busca conectar contigo desde el interior. El temita es que, en el interior puede que te encuentres con tu propio vacío: “cuando escuchas” (a tu cuerpo) y “ves” (a tu mente) puedes encontrarte con cosas que no molan nadita de nada y no te gustan: construcciones que has hecho, de capas y capas chungas que hay deshacer.

Enfermedad y responsabilidad

Plantearon la neceresponsabiliad yogasidad de que el paciente entienda la responsabilidad sobre la enfermedad y sobre su proceso de recuperación.

Aquí veían que los pacientes esperan de las terapias que “le saquen” algo que “le han metido” y …Deben entender que el cáncer es suyo!!

Por aquí viene el paso siguiente: que la conciencia dé como resultado una responsabilización, es decir que el enfermo vea en sí mismo un camino para sentirse mejor, sanarse o, por lo menos para mejorar.

Me moló esta orientación que es bien distinta del concepto de “culpa”: el paciente es responsable, no culpable.

Aires de oriente:  Se habló de la diferencia entre el planteamiento occidental y oriental de enfermedad. En oriente lo más importante es “no enfermar”  (es tu responsabilidad) mientras que en occidente nos centramos en “curar” (vamos al médico “a que nos cure otro”)

Dolor y sufrimiento

gustavo dolor sufrimiento

En el caso de pacientes que tienen dolor físico (como el caso de la fibromialgia)  varios de los presentes intuían que está muy relacionada con cuestiones emocionales.

Por lo visto se ve un perfil más o menos dibujado:  Mujeres, de 45 años en adelante, con algún trauma o relación compleja en el entorno cercano … que tienen supertono muscular y mucha tensión corporal.

Muchas terapias se centran en la unión entre lo psíquico y lo físico para enfrentar el asunto y ayudar a asumir el dolor como un viaje, y no como una lucha. Aquí está el papel que tienen que hacer los distintos profesionales para facilitar atravesar el dolor, sin regodearse en él.

Al trabajar en grupo con estos pacientes “disque” por algún  suelen competir para ver quién tiene “más dolor”

cerdo barro A pesar que “hablar” en grupo de la enfermedad pueda ser positivo también lo es mover el punto de atención hacia la terapia, evitando que sea el “regodeo” el único punto de interés.

De aquí, que sea importante trabajar la idea de que “el dolor es momentáneo pero el sufrimiento puede se universal. (Toma ya!)

Con pacientes deprimidos también se vio que el “movimiento” da un acceso, permitiendo girar la mente “hacia adentro” ofreciendo herramientas desde el cuerpo para que la mente se aquiete.

Más allá de la capacidad de sufrir (que tenemos muchas y variadas formas de machacarnos) se tiene que trabajar para que aprenda a crear la “espaciosidad” necesaria para alcanzar “quietud”.

Aires de oriente: En occidente no nos permitimos sentir el dolor, lo evadimos. No obstante, cuando somos conscientes de que “todo pasa” se nos descubre la capacidad liberadora que tiene la conciencia de movimiento:  “nada permanece” y, por supuesto, el dolor tampoco!.  Esto aligera el camino ¿ou?!

“¿!Dónde está el acceso a la psique sin movimiento?!” ja! pues aquí tenemos el yoga!

Meditación

También se habló de usar la meditación para que el enfermo entienda cómo funciona su mente y se  haga responsable de sus procesos internos. Se aclararon algunos conceptos como la diferencia entre la meditación y la concentración y la atención.
Se insistió en que la meditación no es dejar la mente en blanco, (esto es imposible), si no que es la capacidad de dirigir la atención y concentración.

Estamos meditando cuando estamos presentes: en lo que sea, ya sea haciendo calceta como punto de cruz, corriendo o haciendo el amor: estás en lo que estás y a partir de ahí te vas! (Me ha salido un pareado sin haberlo preparado: Yeeeahhh!!).

sexo yoga meditation

Aires de oriente: A meditar ya se sabe, no se enseña, solo que necesitamos hacernos conscientes de que estamos “aquí y ahora”. Desde el punto de vista del Yoga oriental, (fundamentalmente mental) Yoga es un camino de “unión” contigo y con los otros mediante la meditación. Por eso no debemos olvidarnos de esta otra vía de trabajo: integrar técnicas mentales y físicas. (Para los hindúes el yoga físico surge como necesidad para preparar el cuerpo para pasar horas quietos meditando.)

 Punto final?

A la pregunta: ¿Yoga y cáncer?

Sí. Cuando la persona se pregunta “qué puedo hacer por mí y para mí”

A la pregunta ¿Contraindicaciones?

Todo lo que empieza a limpiar puede ser peligroso por lo que se debería trabajar la parte psicoemocional conociendo el ritmo de asimilación de cada persona ya que cuando “abres demasiado” la persona puede volver a cerrarse o hundirse.

Algunas referencias

referencias

He estado documentándome un poco así que, dejo aquí algunos enlaces que espero sean de interés para seguir profundizando en el asunto.

Puntos seguidos…

Acabamos deduciendo que era necesario repetir, para profundizar en los temas como para hablar de otras cuestiones como:

  • Yoga, meditación en la infancia
  • Yoga y mujer

Espero haber recogido las ideas generales, aunque, como podréis suponer 3 horitas de charla dieron para bastantito. Soy lega en el tema y seguro que me ha faltado un montón de cosas…

En cualquier caso, esto es INTERNETTT!! Se esperan comentarios de los asistentes!

Guardar

5 thoughts on “Un té-charla en tres puntos y unos puntos seguidos

  1. Enhorabuena!! El resumen no era fácil y lo has bordado, y el blog es genial!! Ya soy una “fan” esperando tu próximo lanzamiento

  2. Muy interesante utthia! Mi madre siempre dice que el te rojo sabe a “llagardo” (palabra mal dicha en catalán, que viene a significar “lagarto feo”) pero nos gusta y lo tomamos de forma casi inconsciente y arbitraria.. jajaja
    En lo referente al resto del post, muy interesante las visiones que das (y has resumido) de cómo influyen estas estrategias en las enfermedades en general y en algunas por detallado..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*