MINISERIE “El arte-ciencia de programar sesiones”: Capítulo 4. Del qué al cuándo: Organizando el cotarro

Del qué al cuándo

// Sé que tienes poco tiempo y la vida es corta. Así que esta entrada va a intentar serlo también y por ello va a tener una segunda parte (de la cuarta parte…) y un montón de enlaces a recursos externos. Si te interesa los sigues y si no, lo dejas, como las lentejas!//

Pongámonos en situación: Una clase. Otra clase y luego otra. Cada día personas diferentes. A uno que le duele aquí y al de más allá con dolor de aquello. El que tiene tendinitis, la que tiene dolor de cervicales, la embarazada y al que la cabeza no le para… Los grupos se mueven. Las personas cambian en cada clase y cada una aprende sus cosas y quiere seguir avanzando.

¿Te Suena esto? Yo llevo un tiempito ya dando clases y te diré que por mi casa, bolsillos, bolsos, bolsas, coche y hasta en el baño, se pueden encontrar papelitos con secuencias de posturas. Las miro y muchas veces no sé de qué van, por qué puse aquella postura allí o a qué venía aquella transición.
No quiero ponerme dramática, pero esto empieza a ser insostenible. El nivel de caos está pasando de “¡qué guay, cuantas ideas!” a “esto es un desastre total, my friend”: Habrá que remangarse las mallas por debajo y hacer algo. ¡Pies a la obra!

Si tienes que organizar tus clases y te pierdes entre tanta secuencia estás en el lugar adecuado en el momento adecuado: Traigo otra entrada de planificación para avanzar paso a paso en este arte-ciencia de secuenciar y saber qué hacer y en qué momento.

Empezamos!

Por esto de ser originales, vamos a empezar por el principio. Hagamos un ejercicio colectivo de “tópicazos”. ¿Qué sabemos sobre cómo organizar temporalmente las cosas? ¿Qué va antes, qué después?… allá que voy:

  • Hay tres niveles: principiantes, intermedios y avanzados
  • Hay cursos dentro de los niveles y estos a su vez tienen sesiones.
  • A los principiantes hay que explicarles las posturas de pie
  • Antes de hacer posturas avanzadas hay que hacer las variantes sencillas
  • Asana antes que Pranayama

¿Ya? ¿Es esto todo lo que sabemos de cómo planificar? OMG!

Rasquemos algo más, que algo sacaremos.

A.- Niveles

Inicial, Intermedio, avanzado. Hasta aquí, estamos de acuerdo, ¿no? Admitamos que la duración de cada nível, ya genera más “pomélica”: dependerá mucho de la persona: (un año, seis meses o tres años) y de lo intensa que sea su práctica, pero mi particular guruso de la planificación dice que en un año evolucionas como un pokemon y pasas de nivel.

Estemos o no de acuerdo con él, Marck siempre tiene ideas que llevarse a la sala de yoga. Hace una propuesta muy útil en la que describe cual es el objetivo de cada nivel, qué principios generales hay que enseñar y qué enseñar en concreto. (Es un majete, así que en su libro incluye un ejemplo de sesión para cada uno).
Pasen y vean: Os dejo una tablita con las característica de cada ciclo y los tres ejemplos de cada una de las clases modelo.

B. Cursos

Dentro de los niveles habría cursos ¿sí o qué?. En todas las escuelas de yoga, se maneja la unidad de curso, y dentro de él se programan las actividades.
Con las mangas ya más remangadas por los pies me he lanzado a buscar un “Programa” así en plan fetén para un curso completo.
Y aunque no es fácil encontrar tal cosa, los que saben, saben y ya lo han hecho antes. Los grandes maestros nos lo han dejado todo escrito. (Namasté pa todos ellos!)

Después de mucho mirar me encuentro que los programas más detallados son los de Iyengar, que pone una amorosita atención a los aspectos de temporalización y planificación de las clases. Menudo era él!

Iyengar family and friends

Iyengar creó escuela y en parte sería porque era un tipo bien organizado.

En “Luz sobre el yoga” en los anexos hay una peazo de chuleta donde indica qué posturas enseñar. (El tío define 300 semanas de práctica con sus sesiones!)

Os dejo un par de ejemplos:

Propuesta para la semana 1 y 2: Tadasana, Vrkasana, Utthita Trikonasana, Uttitha parsvakonsasana, Virabhadrasana I y II, Parsvottanasana, salamba sarvangasana, Halasana, savasana.

Propuesta para la semana 3 y 4: Utthita trikonasana Utthita parsvakonasana, virabhadrasana I y II, Parivrtta Trikonasana, Parsvottanasana, Prasaritapadottanasana I, Salamba sarvangasana I, Halasana,savasana.

También establece qué posturas que es necesario enseñar en cada curso. Allí que lo tenéis.

  • En el manual de Geeta Iyengar “Yoga en acción para principiantes” incluye un plan de 28 semanas. Son 40 posturas básicas que se organizan en bloques de 8 sesiones. Este os lo pongo en Excel que se ve muuucho mejor.

Shyam Mehta

En “Yoga : el método Iyengar” (librazo) propone también una temporalización de un curso completo con 12 sesiones para un curso de principiantes.
La propuesta incluye una organización de las secuencias en las que se repiten 2 clases por semana. De esta forma, por ejemplo la clase 1 y 2 se van repitiendo la primera semana (Lunes y miércoles la sesión 1 jueves y martes la sesión 2) La tercera y cuarta sesión se clase 3 y 4 la 2º semana..)
Se enfatiza la enseñanza de las asanas de pie por las que se busca fuerza y coordinación. “Rodillas fuertes dubidu” podría ser un buen titular para esta propuesta.

Os dejo también dos de ejemplos de las sesiones (la primera y segunda).

Puess ahí quedan un montón de cositas que probar!

Y dicho esto, una pregunta me ronda como un jaguar por la cabeza ¿Y vosotrxs? Tenéis la guía de algún maestro para planificaros? Contadme!! ¿Cómo hacéis?

todo oídos

En el próximo episodio otras formas de planificar y definir las sesiones para todo el año.

El misterioso caso del yogui de la capa amarilla: Breve historia de los Beatles y el yoga.

¿Cómo y por qué han ido a aterrizar cuatro Yoguis en la portada del mejor disco de todos los tiempos?

Cuando me enteré de que, pululando por la portada del SGT Peppers, había un montón de yoguis… en mis adentros, sonó una vocecita que decía: “investigaremosssssssssssss…”

Ha pasado mucho tiempo y muchas cosas desde que empecé a leer de este asunto, y ha sido un no parar de buscar vídeos y referencias para documentarme: ¡hasta he viajado a Liverpool!

Otros que han sentido la misma curiosidad  refutan los datos y completan la información así que habemus material en abundancia para referenciar la historia bien, bien.

….Un adelanto de por dónde van los tiros: La primera de las caras de la fila superior de personajes de la portada del Sgt Peppers es un Yogui famoso y otros gurús andan por ahí. ¿Dónde, dónde? ¿Cómo, cómo? Tranquis, tranquis… Vamos por partes como dijo Jack el Destripador.

Los Beatles en Rishikesh

Vamos de lo más evidente a lo más misterioso, (mi naturaleza maligna quiere que la intriga corroa un poco antes de desvelar secretillos)

Supongo que os sonarán imágenes de los Beatles en India, ya que forman parte de la imaginería beatlemaniaca clásica. Hay fotos a cascoporro de su viaje por esos lares. Y es que allá se fueron a aprender meditación trascendental en el año 1968 a Rishikesh.

beatles rishikesh

Se plantaron invitados por Maharishi Mahesh Yogi que, por aquellas épocas,daba vueltas por Europa y se había hecho bastante conocido.

Por Rishikesh no solo pasaron los Beatles, también otros famosos como los Beach Boys, Donovan, y otros muchos que conocieron al Maharishi de su gira inglesa.

En Rishikesh estuvieron los miembros integrantes de los Beatles un tiempito (cada uno el suyo) para luego volver más o menos cambiados a su conocido Londres.

Aunque se dijo que se fueron de allí por un escándalo sexual (supuestamente el gurú había tratado de seducir a alguna chica, hasta se llegó a decir que trató de violar a Mía Farrow), no fue así la cosa.

También se dice, se rumorea, se comenta… que John había querido marcharse porque no estaba muy cómodo (lo de no fumar, beber y demás… no le parecía buena idea) y buscó una excusa para irse. El caso es que se fue de allí algo cabreado.

In fact, la canción Sexy Sadie (compuesta por John) está dirigida al Maharishi. Se hubiera llamado exctamente así “Maharishi” de no ser porque Georgi (que era un niño bueno), le pidió a John que se moderase y no le pusiera su nombre a una letra de una canción que, viene a decir: “colega, nos has tomado el pelo a todos con tu rollo“.

El caso es que los tres Beatles restantes se disculparon de múltiples maneras por haber contribuido a enturbiar la imagen pública del Maharishi, y continuaron -y continúan- teniendo relación con su organización hasta el día de hoy.

Patty, ella es la culpable

Pero ¿Cómo conocieron al Maharishi y acabaron en la India? Fue Patty, la mujer de George,  quien lo convenció para ir a ver la conferencia que pronunció en el 67 en Londres. Parece que a ella le había dejado anonadada este pequeño yogui que hablaba de meditación. Así que allá se fue la parejita a conocerlo más a fondo.

Primero, invitados por George, fueron unos cuantos (parece que Ringo no pudo asistir) pero al día siguiente fueron todos los beatles a otra de sus charlas. Y se quedaron fascinados con él…

Tal vez se habrían quedado fascinados con cualquier cosa… llevaban una época pasándose con el ácido y estaban un poco perdidos.

Este momentito los introdujo en la sabiduría Oriental.

George, la música India y asana

Pero la cosa viene de más atrás, y vamos a tirar de este hilo.

Fue George el ariete del acercamiento a lo “indio” para el resto The Beatles. En el año 66,  mientras se “daban un descanso” cada uno con sus asuntitos, George decidió irse a India a aprender a tocar el Sitar con Ravi Shankar.

En principio iba solo a tomar clases de música pero, tras tantas horas sentado al sitar, le empezaron a doler las ingles y Ravi hizo de profe improvisado para enseñarle algunos ejercicios físicos. Luego se puso más serio con el yoga  y contrató un profe para que le diera clases de asana.

BBC interview with George Harrison

“I stayed in a Victorian hotel, the Taj Mahal, and was starting to learn the sitar. Ravi would give me lessons, and he’d also have one of his students sit with me. My hips were killing me from sitting on the floor, and so Ravi brought a yoga teacher to start showing me the physical yoga exercises.”

¡Ahí es na! Se hizo un cursito con el Ravi 6 semanitas y de paso aprendió asana. Vaya planazo… Pero 6 semanas dan para mucho.

El Kriya Yoga

Pues aquí lo tenemos practicando yoga, tocando música y haciéndose selfies 360 por la India. Un modernai total!

Así es que cuando George volvió de India se trajo unas cuantas cosas más que unas lecciones de Sitar.

Aprovechó para ponerse en contacto con su cultura y costumbres y volvió enamoradito. Y, aunque no se vistió de naranja ni dio saltitos, sí se comprometió profundamente y apoyó la creación de un centro de adoradores de Krishna en Londres  cuyo líder era Bhaktivedanta Swami Prabhupada.

George Hare

El misterioso yogui con capa amarilla.

Pero ya antes los Beatles habían visto a adoradores de Krishna…

Pues, no es de extrañar que Inglaterra sea el país de occidente donde la cultura India está más presente, y ver a un Hare Krishna debía ser algo curioso… pero habitual. !Para algo India fue la joya de su corona!!

Pero si bien, a ningún inglés extrañaría encontrarse a un indio por Inglaterra, quizás sí se quedaría patitieso al encontrarse a uno con una bata naranja que sale de la nada en las Bahamas.

Y es que se dice que el primer contacto de los Beatles con el yoga fue durante el rodaje de Help (1965) en el Caribe.

“Un paisano con bata” les regaló a cada Beatle un ejemplar del libro The Illustrated Book of Yoga. Jonh Lenon lo cuenta así:

“The first time that we were aware of anything Indian was when we were making Help!. There was an odd thing about an Indian and that Eastern sect that had the ring and the sacrifice; and on the set in one place they had sitars and things – they were the Indian band playing in the background, and George was looking at them.

We recorded that bit in London, in a restaurant. And then we were in the Bahamas filming a section and a little yogi runs over to us. We didn’t know what they were in those days, and this little Indian guy comes legging over and gives us a book each, signed to us, on yoga. We didn’t look at it, we just stuck it along with all the other things people would give us.

Then, about two years later, George had started getting into hatha yoga. He’d got involved in Indian music from looking at the instruments in the set. All from that crazy movie. Years later he met this yogi who gave us each that book; I’ve forgotten what his name was because they all have that ‘Baram Baram Badoolabam’, and all that jazz. All of the Indian involvement came out of the film Help!.”

John Lennon, 1972 Anthology

Aquí tenemos el origen de todo: ! Corría el año 65 y George recibió un libro de Yoga el día de su cumpleaños que marcaría su existencia! Un yogui de capa naranja que salio de la nada le regaló uno de los más clásicos libros de yoga.

George se refiere al asuntito así:

“I suppose that was the start of it all for me…we were on our bikes on the road, waiting to do a shoot, when up walked a swami in orange robes. [It turned out to be] Swami Vishnu Devananda, the foremost hatha yoga expert…the guy had a little place on Paradise Island, and somebody must have whispered in his inner ear to give us his book, The Illustrated Book of Yoga. It was on my birthday [Feb. 25].” (George Harrison.)

Y es que George, que estaba más abierto a las rarezas, fue recogiendo a lo largo de su vida “miguitas” con sabor a cúrcuma y jengibre: Una miguita de filosofía, otra de música, otra de ejercicio físico… y así se fue encontrando cositas que hicieron que el  yoga se convirtiera en algo muy familiar para él.

Un montón de caras y unos pocos yoguis

La cosa va teniendo sentido, ¿no? Pues vamos a terminar de redondear esta foto.

Ya sabemos pues por qué Los Beatles, y en particular George,  conocían no sólo la sabiduría, la música sino también las prácticas del Kriya yoga. Veamos cómo plasmó ese amorcito y respeto por en Yoga en la portada del SGT Peppers.

La portada más innovadora de la historia.

Los diseñadores Jann Haworth y Peter Blake quisieron que la portada fuera un collage creativo y le dijeron a cada Beatle que escogiera X personalidades.

Con esta composición ganaron el Grammy Award for Best Album Cover, Graphic Arts en 1967.

Además lo petaron con los diseños de los trajes/disfraces que llevaban (ellos, no las estatuas de cera de ellos cuatro que también aparecen) y están diseñados por el colectivo “The Fool”.

A parte de la modernez del diseño estético, en lo funcional, la edición fue también rompedora: Era la primera vez en la historia de la música que se imprimían las letras completas de las canciones junto con el álbum.

Ahí tenemos la peli de David Trueba “Vivir es fácil con los ojos cerrados” en la que cuenta cómo la idea se la dió a Jonh un profesor para que sus alumnos aprendieran inglés.

Y yo me pregunto… ¿Será este entonces el origen del karaoke? ¡La pera!

Pero sigamos con el asunto. Cada uno escogió a sus personajes participantes, igual que cuando cuando vas a jugar en el patio del cole y te toca hacer equipo.

George escogió a 4 paisanos, ¿Pero quienes eran?

Entre tanta cara es fácil perderse, así que allá va un mapa.

personajes portada

(33)Sri Paramahansa Yogananda

Ahí debajo de Bob Dylan lo encontramos.

A pesar de ser el último en nacer es el más famoso. Y todo por que escribió “Autobiografía de un Yogui”. Lo de escribir siempre ha sido un puntazo y este libro fue clave.

Yogananda hizo todo lo que estuvo en su mano por extender su conocimiento del Yoga: Fundó una escuela  por sus tierras, y en los años 20 fue a EEUU como delegado representante de India en el Congreso de Liberales de la Religión. También fundó la sociedad Self-Realization Fellowship (SRF) y dio conferencias durante varios años por la región de la costa este de Estados Unidos.

(1) Sri Yukteswar Giri

(El 1! ¡Sí si este es el yogui famoso con el que empieza la fila superior!) Autor del libro traducido al español como “La ciencia Sagrada” tenía telepatía y el don de la ubicuidad. A parte de “ello” (oye!) era maestro de Yogananda. Fue el encargado de entregar a Yogananda para extender el Yoga por Occidente.

(51) Sri Lahiri Mahasaya

A la izquierda de Lewis Carroll. Era discípulo del “Gran Avatar” y de Yukteswar Giri. Era un ingeniero militar del gobierno británico en India.

Se le considera el padre del Kriya Yoga.  Destacable es que el bueno del hombre daba clase a cualquiera, sin importar la casta a la que perteneciera (cosa poco frecuente en la sociedad India).

(27) Sri Mahavatar Babaji

Este es el “Gran Avatar”, (se decía de él que era un ser totalmente iluminado) maestro de Lahiri Mahasaya. Tenía un nombre chulo, chulo.

Y bien, como veis todos ellos pertenecía a un linaje de maestros. George tuvo contacto con su historia y papel en la difusión del yoga a través de “Autobiografía de un Yogui” en el que se narra la vida de Yogananda.

Sobre el libro “Autobiografía de Yogui”

Si sois de los que prefiere ver las historias, tranquis, hay peli que cuenta algo del libro, se llama  “Awake”.

Durante este año he ido leyendo poco a poco las historias de Yogananda. Son bastante divertidas (y aunque It’s not my cup of tea – mi mente occidental se niega a entender lo milagrosa realidad como algo “milagroso”- ), creo que la labor de difusión del yoga que realizó en su momento fue realmente crucial para que el yoga se extendiera por Europa.

Si os pica la curiosidad es posible conseguir copias gratis desde la página de la Asociación Ananda. Este año ha realizado un gran esfuerzo de expansión a través de un artículo fantástico (!) sobre este mismo asunto.

Otros han contribuído significativamente a extender este libro. Steve Jobs  leía este libro una vez al año y hasta regaló un ejemplar empaquetado en una caja marrón a cada uno de los asistentes a su entierro)

El propio George también regalaba una copia a cada uno de los amigos que venían a él pidiéndole consejo.  En el museo de Liverpool hay un ejemplar firmado que da fe de ello. Y cómo no, aquí mi foto del verano pasado para atestiguarlo.

No he tenido oportunidad de ver el documental aniversario del Sgt Pepper que se estrenó el pasado 26 de Mayo, aun así, os dejo aquí el trailer.

It Was Fifty Years Ago Today… Sgt Pepper and Beyond

Y bien… creo que el misterio ha quedado desvelado ¿no? Ya sabéis cómo los Beatles hicieron su particular homenaje la sabiduría del Yoga hace ya unas cuantas décadas.

Hay otras miles de millones de curiosidades que he encontrado mientras hacía este reportaje. Os dejo alguna por si sois frikis redomados.

Tal vez así es como me he vuelto más fan de George (de adolescente era más de Lennon), sabiendo que contribuyó a que el Yoga se extienda “all around the universe”.

Este artículo es una versión extendida del aparecido en el portal YogaenRed.

* Mi agradecimiento especial a mis editores en la sombra: Miguel (el más paciente y atento corrector jamás visto), Javier y Teresa, de los que he abusado para mejorar y corregir este texto.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

MINISERIE “El arte-ciencia de programar sesiones”: Capítulo 3. Del Cómo al Qué! con otro yoguiregalo para ya!

Por dónde íbamos… Sí, venga que nos vamos de excursión. 

Una excursión con un guía. Juer! y te ha tocado! Y ese guía eres tú! Oh sí! Tú! instructxr de yoga! 

Ojo! Si eres alumnx no huyas!

Si quieres empezar a practicar por tu cuenta en casa quédate un ratito más conmigo y te explico de paso cómo montar tus clases.

Explorando qué hay por ahí dentro.

Me traigo la metáfora del/a enseñante como “guía” o “facilitadxr”  del proceso de aprendizaje del alumno (pedagoga soy, ¡qué le voy a hacer!)

Cada sesión forma parte del camino a recorrer, una pequeña etapa y tiene el mismo destino, va hacia “integración” total mente-cuerpo de todas sus capas cebolleras. 

¿A dónde vamos con esta sesión y cómo llegaremos? eso ya es un caminito interno y no se vé! le toca a cada practicante disfrutarlo. Por la parte que toca desde fuera, simplemente hacemos una propuesta: Ya sea experimentar una familia de asanas, comprender e integrar algún movimiento… 

La teoría dice que si la sesión busca un “asana cumbre”, descompongas los elementos que abarca y trabajes las zonas que necesitan ser abiertas crear espacio.

Unas preguntitas (Propuesta de Marck Stephens again)  pueden ayudar a escoger posturas hacia la postura cumbre con esa “soltura y firmeza”:

  • Para la firmeza: ¿Qué tiene que estar estable? ¿ De dónde podemos obtener esa estabilidad? ¿Qué principios y alineamientos son necesarios para el asana?
  • Para la soltura: ¿Qué hay que abrir? ¿Qué tiene que cooperar para lograr esa apertura? ¿De dónde provendrá la tensión y que asanas pueden prevenir esa tensión?

¿Cómo organizar todo esto para lograr el objetivo? sudores fríos me entran sólo de pensarlo. Menos mal que, como siempre, iremos poco a poco.

Pero venga, hay que ponerse en marcha.

Agarrad las mochilas que nos vamos!

¿Cómo podría ser la ruta para disfrutar transitando el fresquito sendero montañés?

1. Punto de partida. Meeting point

Pregunta:

¿Estamos?

¿Está cada uno ya en su cuerpo?

¿Preparados?

Invita a aterrizar en el cuerpo: Llevando la atención al cuerpo, a la mente y a su punto de unión: la respiración.

Ya!

  • Entonamos un OM. Genera una energía calmada en la clase y calienta el cuerpezuelo!  
  • Presenta la intención de la clase y a donde se va a llevar la atención.  

Salimos desde el aquí y el ahora!!

2. Conectar

Conectando, un dos tres…

Desde la conexión con la respiración vamos a enlazar respiración y movimiento.

Un poco de vaca-gato siempre es una buena manera de movilizar columna y coordinar con la respiración.

Otros movimientos bárbaros para ir creando vinyasas son los pavamucktasanas. Que son movimientos para eliminar el aire de las articulaciones.  

No veo por ahí gran cosa por internet ya que se suele asociar este palabro a la postura “echarse pedos” (maemía, tengo que escribir una entrada ya sobre este particular)

Sin embargo, son toda una serie de movimientos para preparar las articulaciones para la práctica. Puedes hacerlos para todas ellas (en clases largas) o seleccionar las más adecuadas para la sesión que se haya planteado, en función de lo que haya que abrir y estabilizar (ver preguntitas mágicas de más arriba)

3. Saluden a Lorenzo!

Seguimos con unos saludos al sol, de 4 a 6 vueltitas que preparen al cuerpo para ir subiendo cuesta arriba hacia la cumbre.

Ya que hay variedad de saludos, escoge en función de la temática de la sesión para hacer el “maridage” más adecuado.

4. Hacia la cumbre: Vamos allá! Abrir y cerrar, arriba, abajo

Cuando tenemos bien de calorcito dejamos de ir llaneando. Vamos de arriba a abajo!

!De Pié!

En el estilo que practicamos por aquí “Vinyasa flow” hacemos “frases” con posturas que se separan por otra frase fija que se suele denominar “Viyasa”. Este “separador” consiste en hacer: perro boca abajo y perro boca arriba con ligeras variaciones en función de la experiencia de los alumnos.

  • Vamos con una “frase” de posturas que abren la cadera rotando externamente la articulación. En función de la postura cumbre o tema de la sesión: Utthita Trikonasana, virabhadrasana II o más profundo en las caderas parsvakonasana…
  • Otra frase que cierra las caderas para estabilizarlas con rotación interna. ¿Virabhadrasana I y III, un poquito por favor de parsvottanasana?
  • Última frase con caderas neutras. ¿Prasarita  padottanasana en todas sus variantes y malasana?  

¡Ei! que antes de bajar al suelo llegamos a la cumbre!

A estas alturas (jijiji, qué chispa que tengo) la postura cumbre debe ser “fácil” ya que hemos trabajado para que así sea …  con “firmeza y soltura!”

(Eps, que la postura cumbre puede ser una postura de suelo)

Todos al suelo!

Abdominales

¿Un poquitito de Lolasana, un poquitito de Navásana tal vez? Será un entrenamiento bárbaro  para ir trabajando las transiciones y saltos.

Casi siempre que voy al suelo, intento meter algo de abdominales ya que durante la práctica de pie es más difícil “sentir” la fuerza del centro estando en movimiento (cuando eres principiante).

Extensiones

Ui, el puente, Salabasana, dhanurasana y todas sus amiguitas de suelo. Una preparación bárbara para hacer la vela.

Flexiones hacia delante

Paschimotanasana, es una grande para comenzar en neutro, y seguir con Janu Sirsasana y demás flexiones frontales o laterales.

Inversiones

Ir haciendo preparación de sirsásana (deflines) puede ser una gran opción para principiantes o la propia sirsana con apoyo en pared.

Con principiantes o en casa yo suelo hacer una “frase” casi siempre igual sarvangasana, Halasana (vela-harado) y una torsión para neutralizar.

5. Volver al origen: Integrar

Integrar todo lo aprendido en el cuerpo requiere relajación y relax. NO dormirsen ¿eh?! La mejor forma que conozco es hacerlo en Savasana, la postura del cadáver.

Para muchos la postura más difícil ya que la falta de movimiento puede llevarnos directamente a aterrizar en la mente, abandonando al pobre cuerpo (y eso es todo lo contrario a integrarse).

Despedida

Salir de savasana con calma, sin hacer movimientos violentos e ir incorporándose poco a poco para llevarse una energía equilibrada tras la sesión.

Un gesto, una frase y mostrar la gratitud por poder haber compartido la práctica y zás!

Hasta la próxima clase!

(A mi me gusta particularmente, invitar a los alumnxs a agradecer a su cuerpo el esfuerzo que ha hecho para aprender y a nuestro maestrx interior el habernos guiado con paciencia y respeto.)

Corta el rollo: Resumen de ruta.

Venga, una tablita chuletera para recopilar.

Todas son posturas sencillas, (no soy yo muy de posturas avanzadas) y menos con principiantes. Aquí, menos es más!

Etapa Ejemplo Duración
Bienvenida y apertura Presencia aquí y ahora

OM

3
Pre-calentamiento Gato-vaca

Pavamuktasana

10
Calentamiento 4 – 6 rondas de saludo al sol 15
Pie
Posturas de pie rotación externa Virabhadrasana II, Uttita Trikonasana, Parivrita trikonasana, Utthita Parsvakonasana, Parsvakonasana, Viparita Virabhadrasana, ArdhaChandrasana, Vasisthasana… 5
Posturas de pie rotación interna Virabhadrasana I y III, Parsvotanasana, Ashava Chalandlasana, Andenaysana, Urdha Prasarita Eka padasana, Garudasana, Urdhva Parasarita Eka padmottanasana… 5
Posturas caderas neutras Prasarita Padottanasana, Malasana, Uttanasana, Utkatasana y Parivrita Utkatasana, Utthita Hasta padangustasana. 5
Suelo
Abdominales Dandasana, Ardhanavasana, Navasana, Lolasana 3
Extensiones Salabhasana, Setubandasana, Matsyasana, Supta Virasana, Kapotasana, Eka Pada Rajakapotasanas, Urdha danurasana, Ustrasana, 7
Flexiones Paschimotanasana, Janu Sirsasana, Trianguma Eka Pada Paschimottanasana, Upavistha Konasana 10
Invesiones Salamba Sarvangasna, Halasana, Karnapidasana, Viparita karani.. Pincha mayurasana, Sirsasana y Ardho muha vrkasana (já estoy de coña, es por si estabais atentxs…) 5
Torsiones Ardha Matsyendrasana, Parsva sukhasana
Savásana 5
Despeida y cierre 2
 Total  75

Como veis es un “armazón” sobre el que montar sesiones para principiantes. Es coherente con los principios que sigo para mi enseñanza pero no es rígido.  ¿O sí?  

Espero que os dé ideas y al principio os ofrezca la seguridad necesaria para empezar a hacer tus propias clases, ya sea para impartirlas o para diseñar  vuestra autopráctica.

Y hasta aquí hemos llegado! que no es poco!

Por último, una advertencia y recordatorio: quien recorre el camino es el que practica, el “guía” simplemente muestra caminitos para que recorran los “los cuerpos” y ahí el reto de enseñar ¡no sabemos qué pasa por ahí dentro!

En próximas entradas… Del qué al cuándo: Notas para preparar tu calendario de sesiones.

Para lxs más temerosos dejo una plantillita de clase que podéis hacer con la tabla anterior.  Cualquier sugerencia o comentario son siempre bienvenidos.

¿Y vosotrxs? Tenéis una estructura como esta? ¿Cómo os lo montáis?

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Miniserie “El arte-ciencia de programar sesiones”: Capítulo 2. Del porqué al Cómo!

Sí una cosa he aprendido es que existen tantas formas de enseñar yoga como profesores. El famoso #cadamaestrillotienesulibrillo aquí va que ni pintado!. Y esto va de cómo hacerse el librillo! Si eres profe y estás empezando, aquí un testimoooooooooonio pero sobre todo, ideas que espero te ayuden a crear el tuyo!

En esto de enseñar hay mucho que aprender!

Del porqué al cómo

¿Qué es lo que tú sabes? Qué quieres que aprendan tus alumnos contigo y cómo vas a hacerlo?

Si todas estas preguntas te aturden como a mí, te propongo buscar unos principios. ¿O qué?

Segura estoy que no ha sido por forrarte de pasta  ¿Por qué te has metido a dar clases de yoga? Busca! existe un motivo, un deseo, algo por lo que crees que puedes aportar. Por ahí han de andar tus principios si sabes buscarlos.

Por ejemplo así que me pongo a preguntarme por qué me he metido yo a esto, me respondo (léase con vocecita de diálogo interior):

  • Aprender: Puede que hasta que sea cierto y es que he oído por ahí que no hay mejor manera que aprender que enseñar
  • Explorar: Así ves otras formas de hacer y ser, aprendes de tus alumnos y personas que les apasiona esto mismo.
  • Compartir: Compartes lo poco que sabes de esto que te encanta, te absorbe hasta meterse hacia dentro por el ombligo y te hace requetefelizcomounaperdiz
  • Aligerar: Te echas unas risas

Y digo esto último muy conscientemente ya que todo el mundo que conozco que se acerca al yoga, viene con su propia tara: física, emocional o mental… (si, si en yoga hay una buena panda de tarados). La fórmula mágica hay que compartirla! Y es que reírse aligera, cosa linda!

¿Y para ti? Plantearse para los adentros este asunto es un punto importante para diseñar tu enseñanza: Poseso! Busca tu porqué para encontrar un cómo!

Desde esos principios que has encontrado…. responde! ¿Cómo quieres que sean tus clases?. No limits, contesta a lo grande!

1. Que vengan el cuento. Clases pertinentes

Tengo la rarez de ser pedagoga. Por eso pienso siempre en modo objetivo-contenido-metodología. Es decir ¿Para qué quiero enseñar esto, qué es esto y cómo voy a enseñarlo? no hay mejor forma de aprender!

Hacer una clase de yoga, no puede ser algo casual y arbitrario, mezclando las posturas como si fueran una ensalada de bar muy creativa. Seguro que con la experiencia una se vuelve más libre, pero al comenzar mejor tener algo a lo que agarrarte.

Para mi ha de haber una intención en la clase, hay un contenido que enseñas y una manera específica de hacerlo. Busco que mis clases vengan al cuento, busquen algo valioso (aunque finalmente el resultado pueda ser tan variado como alumnxs hay en clase).

Suelo decir al principio lo que vamos a hacer en la clase. Comento cuales son las áreas que vamos a trabajar (“intención”)  y en dónde específicamente vamos a llevar “atención”. De esta forma tengo alumnos sujeto (de su práctica), no alumnos objeto (de mis experimentos)!. Así pueden “evaluar” si se ha conseguido avanzar en los objetivos que nos hemos propuesto.

Ojo! No es que les eche un rollo super tocho pero sí que les cuento lo que vamos a trabajar y cómo,  sin más.

Considero que para que las clases sean pertinentes deben ajustarse a las circunstancias y a lxs alumnos! El tipo de yoga que practico, hatha vinyasa, parte del concepto de Vinyasa krama (de las enseñanzas de Krishnamacharya): La idea es empezar dónde está cada alumno, considerando su estado físico emocional y mental para progresar paso a paso.

A veces se nos olvida lo que han aprendido lxs alumnos y el camino que queda por recorrer. Otras veces las posturas “para principiantes” no lo son para “tus principiantes”. A parte de lo que “pienses que es adecuado”… mira a tu alrededor. Ains!!… gran lección que hay siempre que recordar.

Por ejemplo: Aquí unas enseñanzas (tristemente extraídas de mi propia práctica)

  • Una clase muy dinámica a primera hora de la mañana puede causar un estropicio entre una legión de zombialumnos legañosos.
  • Si planteo una clase de flexiones hacia delante para promover “un meterse padentro” y me encuentro con un día gris, tras un desastre natural (ciclogénesis explosiva de invierno gallego) … seguro que logro el objetivo de llevarlos hacia adentro… pero puede que no sea lo más adecuado.
  • Puede ser a una le apetezca hacer una postura avanzada,  pero vaya!! Repítase en forma de mantra:

La clase no es para ti!

2. Equilibradas

Hacer una secuencia equilibrada implica entender bien el contexto de la clase y cómo el grupo va avanzado.  Dice Marck Stephens que desde el comienzo hasta el fin la clase ha de ir de forma fluida, como si fuera un único vinyasa, con un esfuerzo asumible sin crear tensión. Y cada alumno es un mundo por explorar!

Aunque la clase tenga una intención sobre la que ponemos nuestro foco, no podemos hacer sólo un tipo de asana y forzar y forzar sobre lo mismo. En toda clase tiene que haber de todo un poco para trabajar “los cuerpos”.

Creo que una clase siempre debe llevarme a un mayor equilibrio interno. Malamente podrás llevar a lxs alumnos si provocas tensión con tus instrucciones y para más inrri no enseñas que tenemos que ser respetuosos con nuestro cuerpo.

Así que postura a postura, poco a poco hay que entrar en la práctica sin forzar al cuerpo. No sé si habéis tenido alguna vez la sensación de que las posturas “rascan”. Por ejemplo, terminar la clase e intentar hacer el arado y ver que la espalda dice NORRR! esto ahora no!

Uno de los conceptitos con el que me quedé de la formación es el de Sthira sukha. Un asana debe ejecutarse con firmeza y soltura.

Y a veces no se trata de llegar a ningún lado, si no de escuchar al cuerpo. Casi siempre ir más allá es venir más para acá. Y casi siempre es más importante soltar la tensión para hacer la postura con soltura que meterte en un “molde” a presión.

3. Integradas

¿Qué sensación global se llevarán lxs alumnos a casa? (Hace unos años escribí de este asunto pero aun no lo entendía muy bien)  Ahora, me gusta la idea Stephens de que lo propio es que se sientan más “integrados” que cuando empezaron la práctica.  Pues para eso es el yoga o qué?

¿Y cómo hacer posible ir avanzando poco a poco para que suceda tal maravilla? Aquí hay que ir sobre seguro. Paso a paso:

  • De lo sencillo a lo complejo

Brazos de garudásana,  espalda de sirsasana… Sip! en unas posturas hay otras posturas y si sabemos ver lo que nos enseña cada una de ellas podemos aprovecharlo para ir hacia asanas más complejas pasando por sus hermanas pequeñas.

Si vas a hacer una clase dirigida hacia una postura cumbre será buena cosa ir introduciendo cada una de los elementos que la forman poco a poco. Personalmente me gusta empezar con una introducción más lenta y analítica y es ahí donde me paro más en los detalles.

Por ejemplo: Como mis alumnos son principiantes he estado descomponiendo el saludo al sol y explicando cada una de las posturas (un día el perro boca abajo, otro día la cobra, otro día plancha) y con esto voy a avanzado -puede parecer lento pero para mi es seguro- para que posteriormente integren esas posturas en el saludo al sol de forma dinámica.

  • Del frío al calor y de nuevo al frío

En este tiempo he visto la importancia de empezar movilizando las articulaciones y despertando poco a poco la columna.  Creo que empezar así, es una buena ayuda a salir de la inercia del cuerpo (tamas).  Inmediatamente notas que se crea un calorcillo necesario para lubricar las articulaciones y te aseguras de crear las condiciones para un buen calentamiento.

Si no hay calorcito es fácil que uno se lesione y eso no puede ser! No violencia! (Ahinsa) con nosotros mismos, o como se dice por aquí “non mancarse”!

Un vinyasa fantástico y clásico de todos los tiempos serán unos saluditos al sol que pongan al cuerpo en acción y deje a los músculos activos para entrar en otras posturas un poco más complejas. De esta forma entramos al cuerpo a una energía un poco más dinámica (rajásica). Normalmente hago de 4 a 6 vueltas de saludos al sol.

El punto de mayor calor del cuerpo se puede aprovechar para hacer una postura cumbre en la que hemos estado trabajando. Tras este punto álgido de la clase habrá que ir enfriando el cuerpo para dejar la clase con una energía más serena (sátvica y olé las palabrejas)

Aquí una pequeña guía termodinámica yóguica del calor y el frío:

Generan Calor

  • Torsiones activas
  • Posturas de pie
  • Equilibrios sobre brazos
  • Extensiones de espalda

Enfrían el cuerpo

  • Torsiones pasivas
  • Flexiones sentados
  • Supta padangusthasana, supta baddha konasana
  • Sarvangasana
  • Halasana
  • Setu bandha
  • Viparita karani
  • Del abajo arriba y de arriba abajo

Acompañando este flujo también suelo empezar y terminar de la misma manera. Sentada o tumbada y por en medio hago posturas de pié en la parte más dinámica de la sesión.

Por ejemplo: Empezar sentados, tumbarnos para hacer un ejercicio de respiración e ir de rodillas hacia las posturas de pie. Poco a poco bajando de nuevo al suelo a rodillas, posturas supinas sentados y luego supinas pronas para hacer invertidas al final y cerrar la clase tumbados.

  • De lo grupal a lo individual

A parte de planificar la clase, dentro de ella hay que ir a personalizar lo que enseñas. Si no todos aprendemos de la misma forma… no podremos enseñarle las mismas cosas a todo el mundo… Gups! aquí es crítico tener opciones. Aquí viene el hardwork como profesor.

Y las incógnitas… Puedo acaso ver exactamente qué necesitan lxs alumnos y en consecuencia ¿Estoy preparada para cambiar el planteamiento que traigo previamente en medio  de la clase?

Para ser flexible en clase a parte de hacer sesiones “que vengan a cuenta” hay que tener un conocimiento profundo que solo se adquiere con la práctica.

Aquí viene lo bueno! Y es que la práctica se adquiere practicando!

Siiiiiiiiiii! al principio no te atreves pero no puede ser! Hay que hacerlo! superar este acojene total y estudiar para ver variantes y soportes te ayudan a ser más flexible y adaptarte a las circunstancias.

Y es que al fin y al cabo… qué profesor quieres ser tú?

El aprendizaje sucede en un lugarcillo mágico: la distancia exacta que hay dentro lo que ya se hacer y lo que puedo hacer con la ayuda de alguien que sabe más que yo. (Sip!, en pedagogía se llama la zona de desarrollo próximo, y viva el constructivismo!: Y ahí es donde tienes que estar como profesor.

Marck dice que la función del profesor en este proceso es triple:

  • “Trazar un plan de ruta inteligente basándose en las realidades del terreno y de lxs estudiantes de la clase
  • Observar a lxs estudiantes y comunicarse con ellxs para cerciorarse de que han integrado la experiencia como estabilidad y soltura
  • Ofrecer orientación con conocimiento de causa e inspiración a lo largo de la senda.”

Amén! Mark!

Al fin y al cabo es un preguntarse ¿Qué profesor quiero ser? ¿Qué voy a aportar?

Esto sólo puede responderlo una personita: Tú.

Qué otros pricipios aplicáis por ahí? ¿qué os parece? es últil para vosotrxs reflexionar sobre este asunto?

Si os parece interesante esto os recomindo fervientemente que leáis:

Y hasta aquí el “Cómo” entiendo el cotarro, me falta saber qué opináis vosotrxs!

En el próximo episodio del cómo al qué!…  en pequeños y cómodos pasos. ¿Te vienes?

Yoga GIF - Find & Share on GIPHY

Miniserie “El arte-ciencia de programar sesiones”: Capítulo 1. (Con yoguiregalo gratis).

Si eres instructor/a, puede que esto te suene; si eres alumno te traigo un pase VIP para ver lo que sucede entre bambalinas antes de la clase… y si os quedáis por aquí, un regalo extra listo para descargar.

Esto va de hacer secuencias de yoga o del arte de planificar una sesión: Mi “proto-sistema” al descubierto!!!

Al principio todo es raruno

Me pregunto cómo fueron vuestros inicios haciendo sesiones, los míos están siendo rarunos … pero básicamente muy divertidos. Todos los profes que andáis por ahí supongo que tendréis también buenas historias que contar.

En esta primera mini entrada os lo cuento en/desde mis carnes en primera persona mis más tiernos inicios con el proceso de planificar una clase. En titulares:

Alegría, pánico, confusión!

Aunque era lógico, no estaba preparada para LA GRAN PREGUNTA :

“¿Quieres empezar a dar clases de yoga?

Me dije para mis adentros: “Aii Ohmá! Y aquí estás, oh si! allá voy. Imaginaros …
grito munch

Pensé… ¿ ya? ¿voy a empezar sin tener planificado todo el curso? ¿Sin saber qué gente me voy a encontrar? Así,¿ a lo loco?!

Tardé tres milisegundos en decidirme, pero antes de aceptar el reto, tome la que creo que fue la mejor de las decisiones:

Atención:
Best piece of Advice forever and ever!

Yeah!!!

… pero empezaré dentro de dos meses.

¿Y por qué!? Pues pensé: Lo mejor que puedo hacer es prepararme un para la dura vida real

Y así empezó todo.! Y durante dos meses, como buena cobarde, prudente persona que soy… me puse a lo de siempre: Buscar, buscar y buscar. Leer y leer. ¿Qué tanto buscaba?

Check list de acciones útiles para arrancar

Si estas en ese momentito…

  • Repasa los apuntes de la formación. Ahora los consejos que dieron para programar clases sonarán menos “genéricos”.
  • Estudia a saco! Recupera la lista de “must” que no pudieron ser leídos para hincarles un colmillo.(Los que fueron mis acompañantes más fieles: Secuencias de yoga. Cómo crear magníficas clases  de yoga y Vinyasa Flow y posturas de Pie
  • Navega por el océano de vídeos y materiales que hay en internet, sobre todo de algunos ya clásicos: Adrien, Tara. En español: Susimas.
  • Pregunta a los gurús: por ejemplo: Iyengar con su método bien cerradito y consagrado.
    Tanto en Luz Sobre el yoga como en Yoga para la mujer, la familia Iyengar nos sugiere secuencias para todo un curso. ¿Por qué no probarlas?
  • Hey! no conoces a nadie que esté como tú? Pregunta a tus compañeros cómo hacen sus sesiones. Lxs compañeros de la formación, estarán igual que tú! aprovecha y pregunta.

Por supuesto esto es algo continuo. No para nunca! Hay que formarse para vitaminarse!

Apunta, mastica, regurgita… Para quien quiere siempre hay cosas que aprender! (y como dice la abuela de alguien “para quien no quiere ná tengo yo mucho!”)

Y atención, atención! Consejo definitivo: Copia!

En esos dos meses que me di de plazo… (y después de llevar meses sin ir a clase tras el atracón de la formación) lo mejor, mejorcito es:

Ver a tus profes en acción!

Asi pues, mi recomendación: Vuelve a clase con tu profe y copia!

¿Y cómo se hace tal cosa? Pues asín mismamente. Vas a clase y, en vez de salir de clase y ya…. te sientas un rato y empiezas a apuntar.

Fácil y barato. Peroo… dos cosas importantes:

  • Fácil: Es fácil y no es fácil. Para “copiar” tienes que adoptar una nueva forma de mirar. Ver la clase de otra forma. Estás “en” la clase pero también estás “para tu clase”. (Ojo ahí con el juego de preposiciones)
  • Barato: Si, barato sí, si con esto ya tuvieras hecha la clase. Pero no … No es exactamente copiar lo que hay que hacer. Hay que copiar para inspirarse pero luego viene el trabajo duro!.

En cualquier caso, si queréis seguir esta recomendación y como “hacer memoria” no es tan fácil como parece, he preparado una plantilla copia clases que espero que os “tire de la memoria”

  • Si eres alumnx: Ras! la plantilla te vale para que no se te escape nada y si quieres puedes intentar repetir la sesión en casa.
  • Si eres instructora/or: … tener un registro de clases ajenas puede ser un buen comienzo para planificar.

Descarga tu Platillaca! 

El funcionamiento es muy sencillo.

He pensado preguntas que os puedan recordar lo que pasó el la clase. Hay espacio para apuntarlo todo. Después de tener recogidas las asanas que se practicaron, puedes pasar la sesión a limpito haciendo los dibujitos por la parte de atrás. ¿Mola o no mola?

Y bien con esta inspiración ¿Qué hacer? ¿Cómo hacerlo? Pues de esto va esta miniserie: paso a paso os presentaré cómo hice “mi sistema” para que podáis construir el vuestro.

Pero será en próximos episodios …

¿Cómo escoger tu esterilla (mat) de yoga? El comienzo de una buena amistad

Mi esterilla y yo

Tengo mi esterilla desde hace casi ya 9 años. Tantos como años llevo practicando yoga.

Me la regaló mi hermana, la trajo de Beckley y me la dio porque ella no la usaba. Cuando empecé a ir a clase, la llevaba siempre conmigo. Así que mi hermana me diseñó y creó una funda super molona para ir a clase.

En el estudio donde iba había esterillas, pero yo llevaba la mía porque me la había regalado mi sister y tenía mi superfunda. ¡Así que imaginaros con cuanto amorcito la llevaba a clase!!.

(Tanto me gustó que, como sabéis, le he pedido que haga más y ahora las hace para todos vosotros, y las tenéis didponibles en la Tienda)

El caso es que mi esterilla iba conmigo – ¡ Y sigue yendo! -,   a todas partes).

¿Y tú? ¿Tienes tu esterilla? ¿Por qué es importante tener tu propia esterilla?

Aun no entiendo muy bien porqué no todo el mundo tiene su esterilla. Aunque ciertamente no es fundamental y, de hecho, no siempre se ha practicado con esterilla, sí que es verdad que hace unos cuantos años que este complemento se ha convertido en algo imprescindible entre los yogueros.

(Si os interesan los orígenes de este complemento ahí os dejo un artículo sobre cómo el Señor Iyengar -que renegaba de este artículo- acabó utilizándolo)

Hoy en día, en los centros y estudios de yoga suele haber esterillas.

Cada centro tendrá su política de limpieza y … No es que sea yo la reina del escrúpulo … pero ahí hay muchos pies distintos, y sudorcillos mezclados al día. ¡!

Echa cuentas, aquí unos cálculos básicos:

  • 10 clases al día
  • 10 alumnos durante una hora y media
  • 30 días que tiene el mes

… Aun si limpian las esterillas una vez al mes tenemos ahí un caldo biológico ajeno bastante interesante ¿no?. Sin duda, si hubiera algún crimen en el centro de yoga, la investigación de restos de ADN sería compleja de narices…

Solo digo eso: En mi esterilla, donde pongo mi carita en las posturas de suelo, han estado misssssssssss pies y sólo mis pies. Así que me encuentro únicamente con mis familiares y conocidos “restos”

A parte de esta condición de purita higiene, si llevas un tiempo haciendo asana, necesitarás consolidar tu práctica. Para eso es necesario, ESO, PRACTICAR!

Malamente conseguirás gran cosa limitando la práctica a una o dos horas de clase a la semana.

Además, existen multitud de tipos de esterillas, y seguro, seguro (palabrita del niño Jesús) que encuentras una que se adecua a tus características.

Ahora bien, tú dirás, si ya tengo esterilla ¿Por qué cambiar de esterilla? La mía me ha acompañado a muchos sitios, sí le tengo un gran cariñito.  Pero…

Y vamos con los peros… : Pesa bastante, está rallada (si viene al caso ya os contaré porqué) y tiene un color “difícil”.

Estos son mis problemitas, ¿Te has preguntado qué es lo que necesitas tú?

Mi nueva Mat y yo: Recoger información, valorar todos los criterios

Me he puesto manos a la obra con la investigación para enterarme de las últimas novedades. Ancha es internet!

Hay varios criterios que suelen considerarse para escoger tu mat: Material, diseño, peso y por supuesto precio! Si estás hecha un lío, y no sabes por cual decidirte aquí unas cuantas recomendaciones.

Lo primero, tus necesidades!

  • Diseño: Hay esterillas de variados diseños y decoraciones. Las hay que tienen colorines distintos por los dos lados, textura distinta. Mi recomendación: no escojáis un color muy oscuro (al rozar con los pies se quedará blanco) ni muy claro (la suciedad se verá más fácilmente)
  • Peso: Aquí hay que valorar las veces que el mat va a salir de casa. Si lo quieres para salir de viaje es una cosa, si es para casa el peso no es tan importante.
  • El grosor: Puede ser relevante en función del tipo de yoga que practicas. Más estático tipo Yinyoga, agradecerá una esterilla más gruesa, uno más dinámico -tipo vinyasa o ashtanga- necesitará poco grosor para que no se nos hundan manos y pies y tener más estabilidad.  También hay que considerar tu experiencia, seguramente al no controlar demasiado el cuerpo y el apoyo, como principiante puede que necesites una más gruesa, o si tu cuerpo es muy anguloso y tiendes a hacerte daño al apoyar la columna en el suelo.
  • Material: Afecta a la textura, el agarre y la durabilidad pero también puede ser que sea necesario matar a muchos arbolitos o pocos para hacerla. Hay esterillas hechas con materiales ecológicos y otras hechas con plásticos bastante asquerosetes.
    • También influirá si sudamos mucho o poco con nuestra práctica. Hay personas a las que le sudan mucho las plantas de manos y pies.
  • Precio: Oh sí!, hay grandísimas diferencias de precio. Desde las básicas esterillas de super – tienda de regalos, pasando por las esterillas de Decathlon o similares – a las esterillas de marca especializada. Podemos estar hablando de un rango de precios que va de los 5 a los 140 euros.

Personalmente, me gusta probarlo todo y la esterilla no va a ser una excepción. Cada vez que veo a alguien con un modelo de esterilla que no conozco… le echo un poco de morro y le pido que me deje usar su esterilla durante la sesión.

Os cuento los modelos que he usado y mis impresiones

  • Esterilla de toalla tipo “farrapo”. Está La usé una clase de Ashtanga y me pareció muy adecuada para este tipo de práctica. Aunque sude cual una pequeña cerda, la esterilla lo aguantó todo sin resbalar nadita de nada. Como inconveniente le veo que pesa bastante y las que he visto son blancas y se ponen bastante sucias.
  • Toalla cubre esterilla: Se pone encima de la esterilla acolchada (o sin ella). Realmente uno puede pensar que se mueve pero lo cierto es que se queda bastante quieta. Tiene la ventaja de que se puede lavar en la lavadora. A mi no me va bien, me resbalo y me resulta incómoda. A la gente que suda le suele gustar ya que el tejido es poroso, absorbe el sudor y en estas condiciones no te resbalas
  • Manduka ThePro. No me gusto mucho. Aunque tiene un buen agarre, a mi se me resbalaban las manos y pesa un güevo y la yema del otro.
  • The jade:  Esta está genial, no pesa tanto como la manduka y es igual de pro.
  • Hoy he estado probado una bodhy que tiene una textura rara con dibujo y me ha gustado mucho.
  • La semana pasada probé una EcoSuperlite  encima de una esterilla normal y estuve súper cómoda. Esta es muy ligera y se puede doblar y meter en la maleta de viaje es como una sábana un poco más gorda.

Supongo que seguiré probando todas cuánta esterilla se me ponga por delante. Os recomiendo hacer lo mismo.

Por mi parte, Después de mucho meditar el asunto… creo que voy a comprarme una EcoSuperlite y os digo mis razones:

  1. Me quedo con mi querida esterilla para andar por casa (Soy una sentimental).
  2. Para salir me la llevo de viaje
  3. Así creo que tengo lo más barato, ligero y ecológico.

Dos razones extra:

  1. !¿¿Cómo retirar a mi querida esterilla si esta misma semana me la han personalizado con un precioso dibujo hecho especialmente para mí!¿? <3
  2. Además, aquí mismito tengo  Energiazen, una tienda que distribuye Manduka.  Vereis que tiene unos precios estupendos, y aunque venden por internet, su almacén está aquí mismo en mi ciudad (no tendré que esperar a que me la envíen!!)

Tuve el placer de conocerlos el Día Internacional del yoga en Sanxenxo, donde tenían un stand. Pusieron un montón de productos relacionados con el yoga que tienen en su tienda. Si os fijáis los precios están que la flipas (mejores que en las páginas oficiales), os recomiendo que os deis un paseo por su página.

Y voy cortando el rollo y encargando mi esterilla para tenerla disponible para el próximo taller. Si no has tenido suficiente y necesitáis más criterios o información: te dejo una super selección de recursos selectos.

Para seguir investigando

Guardar

Guardar

Guardar

Exámen instructor de yoga (200 h) Yoga Alliance

Exámen ¿? Tu tas loooooooooooooca!I

¿Por qué escribir sobre un examen? ¿Acaso quieres contarnos una historia de terror? ¿No hemos tenido suficiente en escuelas, institutos y universidades. Nooo, no se asusten que el tema es bonito, no feo.

Acmódense en sus asientos y, si pueden, disfruten.

Rebobino

(Léase con voz susurrosa) Examen final, curso de instructores 200 horas Formación Yogaroom Almazen 1º edición. La prueba consiste en programar una sesión completa e impartirla a alumnos reales en una sesión abierta y grauíta. Se han creado varios grupos de 2-3 personas que deberán impartir la clase. Se ha anunciado en la web que estos de examenes, no hay incautos, todo el mundo está avisado.
Un grupo de tres yoguicompis, creamos la sesión, la corregimos y revisamos con la profesora.
Hemos tenido un mes para ensayar: solas, acompañadas, juntas y separadas.  En los ensayos conjuntos, nos echamos unas risas, comentamos cosas para mejorar las explicaciones, las transiciones, el ritmo, y el chachachá!

Bajo la atenta mirada de nuestra examinadora (libreta en mano), estábamos tres yoguinis: cuerpo de flan, mente de soldado. Y toca salir al ruedo! Ains! la clase es como un toooro!

Empezamos la clase y todo va bien, a mi compañera la introducción y los saludos al sol le han salido perita y, PUM!!!. Tengo el corazón en la boca y ahora soy yo quien dirige la sesión.

La secuencia al dedillo y es entonces cuando me fijo bien y miro a mi alrededor con verdadera atención….

Darle al Pause y a continuación todo va a cámara lenta

El tiempo se detiene tipo Matrix mientras miro al fondo y contemplo la sala:  Allá en la esquina una alumna ha dejado su cuerpo en clase y ha huido a otra galaxia, un poco más aquí una chica menuda llena de tensión “sufriendo” la postura para que le salga “bien, bien”, allá alguien se pregunta muy extrañado ¿esta pierna es mía? . También veo que aquel pie que no está bien, aquella rodilla así va fatal, esas piernas son “poco guerreras” y van a hacer que todo se desmorone, caras que son purita interrogación, sudores fríos y ni tanto.

Es entonces cuando me veo a mi misma como a Neo (pero en mayas negras) repartiendo ajustes entre los alumnos para que “la cosa mejore un poco” (Dale al play y verás a que me refiero)

Y continúo la sesión volviendo a la seguridad de mi esterilla, donde todo se ve desde la distancia y puedo seguir con “mi secuencia”.Todo ha sido muy rápido y ya estamos en la parte de suelo, me toca pasar a segundo plano “apoyar” a mi compañera. Pienso para mis adentros “ahora tendré más tiempo para hacerlo mejor”…

Stop: Lo que viene siendo un maestro

Y mientras correteo de un lado a otro repartiendo ajustes como si fueran maporros (vease video anterior), Amelie se levanta, con sus mayas azul brillante, abandona a un lado su libreta y Flop! Con una mirada fulminante nos deja bien claro que ha llegado el momento de dejar de correr.

Se pone al lado de esas chica menuda que intenta hacer matsyasana y la ayuda (durante casi 5 minutos) a tumbarse hasta que simplemente entiende que hay que abandonarse, dejar la tensión y “estar”.
Va hacia la mujer ausente y le coloca los brazos irguiéndola desde el pecho y sigue  por la sala despacio, sin apenas hacer ruido, dando a tres o cuatro personas su “atención”.

Entran créditos: fundido en negro

Como ya sabéis cómo acaba la película (si, síiiii aprobamos)… os cuento otras cosas.

Nada más terminar la clase nos hizo comentarios a cada una (de los más acertado). Todas tomamos buena nota de sus comentarios y recomendaciones. En particular me tocó escuchar una grabación mía hablando…
Ppuff! ¡Qué infierno! Hablo como una cotorra.Tengo que aprender a “resumirme”. Ir a lo esencial, eliminar lo superfluo… y distinguir una cosa de otra! (Ahí es naá)

Pero más allá de lo que nos dijeran, creo no hay mejor forma de aprender que esta: viendo cómo se hace para aportar a cada alumno lo que realmente necesita en clase.

Y es que insisto: NO, lo que hace un profesor no es corregir a los alumnos, es estar atentos a sus necesidades y progresos y “estar” como profesor para que avancen. Y eso es lo que vi en el examen.

Y no hay otra!!! Triste y alegre pero cierto! “Nos queda un larguísimo camino para aprender y disfrutar… ”
Ahora ya no sólo toca avanzar en la práctica de yoga sino en la de ser instructora de yoga, que en sí otro mundazo!

En resumidas cuentas, cuando me preguntan, “¿Cómo fue el examen?”  Pues cuento esta película: un examen de los buenos buenos…  sufres un poco, aprendes y disfrutas. ¡Plas, plas! como un par de bofetadotas que te dejan bien despierta. 

Guardar

Tus primeras claaaaaaaases chispás!

Para los de mi quinta este video será muy ilustrativo de cómo me sentí dando mis primeras clases.

 
Y me pongo nostálgica porque toca hacer memoria, coger comba y empezar a contaros eso de dar clases. Todo un reto!
El hilo de mis pensamientos danza loco al viento y lo recojo! Ains, ainss! cuántas cosas que contar… y cuánto tiempo ha pasado! … Ojo! que por en medio he tenido un verano especialmente largo por esta latitud (con todas sus playas y sus bares)  y … una mudanza. No tengo perdón de Dios, ni de Krishna (me estoy volviendo superfan) ni de otros dioses mundanos (a los que llamamos padres).
Pero voy al bollo que supongo que no estáis aquí para que os cuente milongas.
1º Valiosa reflexión: Farsannnnnnnte!

Esa ha sido la primera gran sensación. La de ser un poco-muy farsante. Vaya que no “me creo” ni yo! Poco a poco la cosa cambia pero, cuando vas y te da por ponerte delante de los alumnos, te das cuenta de que eres como un actor en una obra de teatro: Puedes estar “creíble” …. o no!  Y ahhhh amiga! sí! tienes que ensayar y hacerte con tu nuevo papel. Si estás inseguro, se notará, si tú no te lo crees… vas jodida! Así que toca actuar!

Excusarse, explicarse o justificarse es una pérdida de tiempo. Así que si te equivocas, aprende del error, keep calm and carry on! a ellos no les interesa tu drama!.Aprendido me ha quedado, ahora me planto ahí delante y si me equivoco pues sigo, apunto mentalmente y yogueguear que son dos días. “Créete” y confía!

2º  Valiosa conclusión No, no se rompen… O sí

En general me esfuerzo bastantito en entender anatómicamente las posturas para saber qué riesgos pueden tener, como ajustarlas, etc Así pues daba (y sigo dando) bastantes explicaciones anatómicas de la postura.

Pero a base de observar he aprendido que realmente las posturas “están pensadas” para que nadie se haga daño si realmente respeta su movimiento. En caso contrario puede llegar la pupita mala malota.

Por eso me parece más “sabio”, insistir en que cada uno vaya explorando con amorcito, que esforzarse tanto en dar instrucciones para “hacer la postura”. Indicar a los alumnos que busquen la manera de sentirse cómodos es la mejor forma de asegurar que no se hacen daño. De esta forma además, se aprende a hacerse uno responsable de su cuerpo, de su comodidad y su equilibrio (sthira sukham asanam).

3º  Las posturas son las que enseñan, no el profesorDurante las primeras clases me he acordado de un pensamiento frecuente que creo que todos tuvimos como alumnos y viene a decir algo asín como que para “ser bueno” en yoga hay que “hacer” las posturas “bien”. (A parte del ya habitual y mitiquísimo requisito de que para hacer yoga hay que “ser flexible”).
Así que me he encontrado a los alumnitos intentando “hacer caso al profesor” para que “salga bien” la cosa.

Si te fijas bien, y usas el superpoder de oído de pepita pulgarcita, escucharás las vocecitas de los alumnos cuando, mirando a los compañeros o al profesor, algo “no les sale” y te miran con angustia preguntándose “!!¿¿¿Por queeeeeeeéee, sólo a mí! no me sale!??” y en sus ojos ves que esperan tu respuesta!

Y aquí voy, porque el profesor no tiene la respuesta.

El planteamiento para mí es otro: crear el gusanillo para que vean que hay “algo” en la postura y hay que encontrarlo poco a poco. Y es que va a ser tu cuerpo quien te enseña a encontrar ese “algo” cuando buscas “reposar” apaciblemente en la postura.

Con esto he aprendido que un buen objetivo para un enseñar a un principiante sería entender este asuntito: que las posturas no son para “posar” mientras las “haces bien”, sino para reposar.

También he aprendido que es importante ayudar a los alumnos a entender que posiblemente se harán daño si siguen en este empeño de entender las posturas como un “posado” raro. El ego será quien los “fuerce” a llevar a su cuerpo movimientos para los cuales no está preparado.

4 ª Nop! En los libros, no está todo

Durante el trascurso año pasado he comprado una cantidad ingente de libros de yoga: como para calentar y dar buena luz a un salón grande durante un buen rato.

Pero por muchos libros que lea luego llego a clase veo que cada cuerpo es bien distinto y se mueve de formas particulares. Y aunque me flipa la anatomía y no paro de mirar cositas, es en clase donde ves los cuerpos en movimiento “diciéndote” cosas.

Evidentemente, no por eso voy a dejar de leer, pero sí aprovecharé más la clase ya que es allí donde descubres y aprendes: observando y escuchando.

Todo esto he aprendido, ahí es ná!Y venga! se acabó! Creo que para retomar el asunto creo que es suficiente. Espero que mis reflexiones os ayuden en las vuestras y si no estáis de acuerdo… Contádmelo en comentarios y discutimos a gorrazos!

Internet GIF - Find & Share on GIPHY

Guardar

Un antes y un después

Certificado de instructora en mano de Yogaroom Barcelona  (en pleno proceso de ordenación de mi cochiquera) creo que es momento de sentarse y pensar qué hacer con mi yogui-vida a partir de ahora. Y es que hay un antes y un después de esto.
(Ordenar la casa me pone reflexiva, ya veis…).
 Aquí me tenéis, entornando los ojos, mirando por la ventana y para traeros una sesuda reflexión sobre esto de ser instructurora. Pero empecemos por el principio…

El curso, para mi misma con mi mecanisma.

Como os resumiría yo mi experiencia en el curso… Creo que decir “La Pera” sería lo más corto y preciso. – Eso fue lo que puse en Facebook tras el primer fin de semana y creo que es bastante ilustrativo-.

Como supongo que cada uno tiene sus motivos cuando se decide a hacer un curso de instructora yo parto del mío que era profundizar en mi práctica. Y creo que es un importantísicomo lugar de partida. Si no sabes lo que quieres lograr, malament…

Detalles detallosos

El curso es intenso, desde el primer momento tuve la sensación de que iba a currar al máximo. (Y cierto! acabé con la lengua fuera¡) En el primer encuentro Amelie nos deslumbró con una inmersión en lo que iba a ser el curso. Quienes me vieron después del encuentro de Diciembre, me vieron básicamente flipada.

“Estás en tu cabeza”

Esto me dijo, y me dejó patrás! (Ai madre, y como lo sabe!?)

Amelie, te cala enseguida (da un poco de miedo… parece “meiga”!).  Está donde tiene que estar, mirándote y dándote indicaciones para que tú sola avances. No es que “te lleve de la mano” si no que te deja ir a tu bola, pero guiándote. Y yo, en mi mismidad, está claro que necesita salir de mi cabeza. Flasca en toda la boca!

Fui percatándome de que la “cosa” iba a ser completamente diferente a lo que estaba acostumbrada. Había practicado ya Vinyasa pero allí fuimos al corazón del asunto, a los principios básicos, a la raiz de la patata! a hacernos sentir, fluír y entender el flow! Ou Yeah!

 Organisasao!!

Os cuento un poco como nos organizábamos por que la verdad, programar estas cosas me parece toda una construcción artística. Combinar teoría y práctica en sesiones tan largas y que tengas un buen ritmo me parece un meritazo.

Para conocer este sabroso y armónico “menú” antes de cada encuentro Amelie nos mandaba un correo con planificación. La estructura básica sería:

08:00 10:30h Práctica
10:30 11:15h descanso
11:15 13:45h Teoría
13:45 15:15h Descanso
15:15 17:45h Teoría
18:00 19:30h Práctica

Con esta estructura el cuerpezuelo y la mente trabajaban y descansan. Y con el programa concreto de antemano ya nos mentalizábamos para lo que íbamos a trabajar.

De la teoría, me encantó la forma de explicar la Historia del Yoga de Amelie y los Yoga sutras (mi nuevo libro de cabecera) y estoy ansiosa por profundizar en Ayurveda.

La práctica no era solo sesiones en las que “recibir” clase sino que hacíamos “prácticum” es decir, que desde el primer momento nos poníamos a “hacer de instructoras” y esto está genial por que de entrada te das la tortaca! y te pones en frente de una clase (pero en un contexto “controlado” y de cuidado amoroso).
De la forma de trabajar de Amelie en el prácticum, me flipó su capacidad para captar la forma de ser de cada una . Símplemente te indica dónde trabajar para avanzar. Ella insiste en partir de “la cualidad” (lease con acento alemán) de la persona para desarrollarse, más que en  incidir en defectos o errores.

Y entre encuentro y encuentro: más trabajar y practicar!

Tras el primer encuentro y tras cada uno de ellos -en pleno éxtasis- tocó ponerse con los deberes…
Los deberes son bárbaros, (y si los hubiera hecho cuando tocaba, !ya ni te cuento!) porque te van acompañando en lo que tienes que ir consolidando y preparando para el siguiente encuentro. No me voy a flajelar por ello pero cierto es que no llevé el ritmo deseado…. enybuey reconozco que están bien planteados para consolidar lo que vas aprendiendo.
Por ejemplo, en el primer encuentro Amelie nos propuso aprendernos los nombres de las posturas. Así que haciendo gala de mi frikismo hice “un taco de estudio” con quizlet (Tenéis las todo lo necesario para usarlo si os suscribís a este blog -ahí en le cajetín de suscripción-)
Por otra parte, teníamos que practicar las secuencias  y documentarlas en un diario. Esto te obliga a reflexionar sobre tu práctica para registrarla: aaiii Oh Má! ¿Cómo reflexionar sobre la práctica? Amazing! es un reto “bien rechulo wey”¡¡
Más cosas … hubo quien me pidió los materiales (y yo por supuesto se los dejé). Aunque creo que son muy completos y los utilicé pero lo cierto es que te vas quedando con todo “por ósmosis”.
Amelie preparó un grupo en facebook donde teníamos materiales extra con vídeos, enlaces…. en un función de lo que íbamos viendo. Además nosotras montamos una carpeta compartida con todos los apuntes, recursos (videos, fotos), hicimos grupos de estudio en whatsapp…

Al final de curso hubo un examen teórico y otro práctico. El teórico era bastante completo y entró de todo un poco. En general me salió bien pero como tengo que repasar Anatomía. Cosa que espero hacer a lo largo de este año con la ayuda de los múltiples libros que me he comprado para ello.

Sobre el exámen práctico, espero hacer una entrada (sólo para suscriptores) para contarlo desde “más cerca”.

Muchos extras con los que no contaba

Y bien, a parte de las cosas del curso propiamente dichas destacaría al grupo de chavalas (ni un solo chico, sniff!!) que nos juntamos.

En la ceremonia de clausura (juer, que preciosidad no cuento detalles que me emociono) pudimos “cerrar” y “abrir” el grupo que creamos.

Ahora quedamos para practicar juntas, colaborar en yogadas varias y simplemente tomar algo porque la verdad es que me encontré con gente macanuda. Demonios! qué gente maja!

Por supuesto hubo mucho más pero si tengo que destacar algo es el papel de Amelie. Tiene todo mi agradecimiento y respeto. Creo que Amelie lleva el yoga en la sangre, sabe un montón pero además es innovadora, curiosa y muy pero que muy sensible. Es exigente, mucho! (jarr¡) y está muy comprometida con lo que hace.  En fin, qué voy a decir, para mí es toda una maestra.

Para el año que viene más y mejor

El año que viene, hay nueva edición. Con algunos cambios que me parecen geniales.

– Más horas de práctica

– Un retiro final

Este año, de prófe está Mónica Directora de Almazen y cordina con Amelie el curso. Entre ambas creo que forman un equipo inmejorable.

Yo no me lo perdería. Animarsen! hay distinfas formas de pago y plazos. Por lo que más querais! no dejéis pasar la oportunidad si estáis pensándoos hacer un curso de instructoras/es!

Y entonces, ahora qué?

Pues ahora aquí estoy ante el nuevo curso como en un punto de inflexión. Y resulta que sí que me planteo la posibidad de dar clase. Seguramente me encontraréis dando clases por alguna parte. Varias clases particulares

Alguna ya he dado en Almazen en el mes de julio junto con las demás del curso. Estuvimos dando clase gratis durante y después de la formación, recogiendo en la hucha dinerito para los Refugiados sirios.

(Siiiiii ya sé que había prometido escribir con el asunto… y lo haré!)

También espero aprovechar para practicar a programar clasecillas así que me voy a poner a programar sesiones. Esto se traducirá en una nueva sección en el blog. Mi idea es hacer sesiones para situaciones del tipo: Es decir analizar las características de distintos colectivos y hacer sesiones para ellos (Por ejemplo: sesión para “programadores”, sesión para “ceramistas”, para “runners). ¿Qué os parece?

Además ampliaré la tienda con nuevos productitos yogueros que me han pedido. Pero esto os lo cuento en otro post que este se esta alargaaaaaaaaaaaaaandoooooooo…

De nuevo…. ¿ y si me las piro a un Retiro?

Antes de sacar a la luz el “Especial report” del Día internacional del Yoga (que me tendré que currar con los datos que estoy recogiendo) quería lanzar el clásico especial de retiros.

El año pasado fui más previsora y “por mayo era por mayo” ya había escrito la entrada pertinente sobre posibles planes yogueros. Este año con retraso, pero con información más candente, os traigo un especial de verano para revisar planes yogueros chachipiruleros.

Planes hay por doquier!!  sólo hay que estar en el lugar adecuado para verlos. Mi bandeja de entrada está que arde y me llegan distintas opciones yogueras la mar de interesantes.

Aquí al lado

Pio, Pio Piornedo

En Almazen se lanzan de nuevo a un plan de yoga y trekking en Piornedo. Lo recomiendo encarecidamente. El sitio es una pasada, la comida es impresionante y los responsables del hotel una familia de lo más majete que me he encontrado por el mundo entero.

Son tres días de pasárselo teta en un lugar incomparable a un precio de risa. Yo me lo hice en invierno pero ahora en veranito tiene que molar más.

yogatreking

Ultima hora! Oferta, Oferta!

OFERTA JORNADA REDUCIDA TREKKING Y YOGA.. si no llegas el viernes pero quieres venir el sábado a nuestras jornadas trekking y yoga aún quedan plazas… por 90 €, desde el sábado a la mañana , te unes al trekking, y luego haces yoga esa tarde y la mañana siguiente con nosotros. Comidas incluidas!

Yoga y Surf

Una opción de la que me enterado este año (y que está muy cerquita de mi casita de vacaciones) es “Os Roxos”. Ofrecen cursos de Surf en Xuño (Concello de Porto do Son). El entorno es simplemente acojonante.

osroxos

La casa (madre mía!:  es la leche!) un espacio enorme y precioso, muy cómodo. Kathie además de impartir la clases de surf lleva la casa con mucho mimo y esmero por todos los detalles.

(Tuve el privilegio de ir a conocer el sitio y me recibió allí, me enseñó toda la casa y me hice una clasecita)

Acaban de construír una tarima en el jardín de la casa para dar las clases de yoga al aire libre. Te sientes como un hada del bosque entre los árboles haciendo yoga entre los pinos)

osroxosxardinA parte de las clases de surf tenéis la opción de hacer yoga en la casa. La profesora simplemente es la mejor, (lo digo desde la objetividad más total … y desde mi amor incondicional) ella también hace Surf así que orienta las clases a preparar el cuerpezuelo para cabalgar las olas.

/Comingo no ha podido hacer mucho plan de agua y olas porque soy una acojonada  soy bicho de tierra./

A casa da Terra

Como acasadaterratodos los años en a casa da terra se organizan encuentros y retiros de yoga y otras opciones de vacaciones alternativas. Si tenéis niños la oferta no deja de ser de lo más interesante (En vez de estar de campamento en campamento.

 

Fuera de galicia

Retiros en la costa Brava

Para los que tenemos un pie en Cataluña en verano también puede interesaros daros un garbeo por el retiro que organiza Yogaroom.

Al retiro de San Juan ya llegamos tarde pero aun estamos a tiempo de apuntarnos al de Octubre. Si conoceis la Costa Brava sabreis que el sitio es inmejorable. Begur es un lugar flipante y en octubre se está genial allí. (Es que en verano está petao de guiris)

retiro_amelie_begurç

Navarra

En Sanxenxo tuve la oportunidad de conocer a la gente del centro de Yoga Integral de Coruña. Allí vi que tenían retiros en Navarra.

Podéis encontar más info en http://escuelamahashakti.com/

Retiros por todas partes

Si queréis buscar de forma más precisa retiros recientemente he conocido el portal “Yoga Retreats” donde tienen clasificados todos los retitos del mundo y los de parte de la estratosfera. Podéis encontrar y reservar en miles de sitios. En toda España hay unos cuantos: Ibiza y Mallorca parecen los destinos preferidos, pero hay por todas partes.

Se puede buscar por precio, fechas, estilo de  yoga, duración… Los flitros son bastante potentes. Se encuentra de todo: yoga y meditación, yoga y mucho verde,  spa, masaje, yoga y playa a secas. Ideal para ver todo el menú.

yogaretreats

Please! si sabéis de alguna opción más hacédmela llegar!

Venga! ahí os queda!